Skip to content

El cooperativismo es la expresión del avance hacia un modelo económico incluyente

4 enero, 2007

 

 

Carlos Molina, Superintendente Nacional de Cooperativas

.

El cooperativismo es la expresión del avance hacia un modelo económico incluyente

.

Artículo 3: “Las cooperativas se basan en los valores de ayuda mutua, esfuerzo propio, responsabilidad, democracia, igualdad, equidad y solidaridad. Sus miembros promueven los valores éticos de honestidad, transparencia, responsabilidad social y compromiso por los demás”. Ley Especial de Asociaciones Cooperativas

 

Por: María Mercedes Cobo (*)

El Superintendente Nacional de Cooperativas, Carlos Molina, nos habla de todo lo relacionado al movimiento cooperativista que se promueve en el país. Explica que el cooperativismo es complementario al proyecto bolivariano, y éste a su vez lo asume como una herramienta de inclusión.

El antropólogo, Carlos Molina asume las debilidades existentes en las instituciones y reflexiona sobre el carácter solidario y responsable que debe tener una organización cooperativa.

Si bien es conocida la definición de cooperativas, vamos a recordar ¿Qué es una cooperativa?
“Son empresas de la economía social que se basan en la propiedad colectiva de los medios, que le dan importancia al trabajo por encima del capital, donde se distribuyen los recursos de manera equitativa y solidaria. En estas organizaciones privan principios de solidaridad, responsabilidad y compromiso social, es decir, es una empresa productiva con carácter social. El propósito fundamental es consolidar un patrimonio que permita crear nuevos puestos de trabajos dignos donde los medios de producción sean de propiedad colectiva”.

¿Qué papel representa la Superintendencia Nacional de Cooperativas (Sunacoop)?
“La Sunacoop es un organismo adscrito al Ministerio para la Economía Popular (Minep), que tiene como misión controlar y fiscalizar que las cooperativas procedan conforme a la Ley Especial de Asociaciones Cooperativas, es decir, se trata de garantizar el funcionamiento, por eso monitorea la actividad con el firme propósito que el cooperativismo se consolide y se practique tal como lo establece la mencionada ley”.

Hasta ahora, ¿cuántas cooperativas están registradas en la Sunacoop?
“La Sunacoop se crea en 1966, acaba de arribar a sus 40 años, para ese entonces existían unas 140 mil cooperativas registradas, hasta el año 98 había unas 800 cooperativas, posteriormente a partir del año 1999 comienza a incrementarse el número de estas organizaciones, pero es con la nueva Ley Especial de Asociaciones Cooperativas y la implementación de las misiones cuando el cooperativismo refleja ese empuje cuantitativo. Actualmente, existen unas 163 mil cooperativas registradas a nivel nacional, sin embargo queremos destacar lo siguiente, esto es un registro nominal, pues un asunto es el registro y otro la realidad de esas cooperativas, ya que pueden haber algunas registradas que no estén funcionando.

Cuando estas organizaciones se registran, es una etapa pre cooperativa. Es por esto, que decidimos hacer un censo para saber exactamente cuantas cooperativas están funcionando en el país. En esta ocasión, sólo se registraron 50 mil. El número restante que no se censó, es probable que no se hayan activado.

Explicamos más detalladamente. Al momento del censo, hicimos un cohorte hasta el 31 de julio, las cooperativas que se censaron eran las que estaban registradas hasta esta fecha y para ese momento eran 136 mil, entonces de estas 136 mil le restamos 50 mil y eso da 86 mil cooperativas que hasta el 31 de julio no funcionaron o dejaron de funcionar, pero a partir del 1 de agosto se inscribieron más organizaciones que no entraron en el censo, las cuales serían unas 25 mil que se registraron después de esta fecha. Es decir, que un poco más de 50 mil cooperativas están funcionando, más o menos como 65 mil están funcionando en este momento.

El Estado venezolano como ha dado tantas garantías para crear una cooperativa, es muy fácil el registro, es por esto que muchos han registrado asociaciones, pero a pesar de eso algunas organizaciones no se activan. Las cifras que manejamos son indicadores nominales, insistimos que una cosa es el registro y otra el funcionamiento, es por esto que hicimos un censo”.

¿Qué tipo de cooperativas se encontraron en el censo realizado?
“El 60% son cooperativas de servicio turístico, profesional, de limpieza, mantenimiento, mantenimiento industrial, y peluquerías. El 30% son cooperativas de producción que incluye el área agrícola, pecuaria, pesquera, manufacturera, industrial, aquí destacamos que existe un peso importante en la parte agrícola por el impulso que le ha dado la Misión Vuelvan Caras. El 10% está en otro tipo de actividades como son cooperativas de vivienda, de ahorro y crédito, de seguro, y de servicio social”.

¿Cómo se engranaría este movimiento de cooperativas en lo que es el nuevo modelo productivo que promueve el Gobierno Bolivariano?
“Cuando una cooperativa funciona como tal, ya es un paso adelante y agigantado hacia un nuevo modelo económico y mucho más próximo a un modelo socialista, por eso la naturaleza misma del cooperativismo es la expresión del avance hacia un modelo económico incluyente, un modelo económico que democratiza el capital, los bienes y servicios, sin embargo hay un aspecto importante, el Gobierno Bolivariano elige el cooperativismo porque lo entiende como proyecto de vida, como un proyecto socio productivo que va más allá de la actividad meramente económica y supone la configuración de relaciones de producción con carácter colectivista, solidario, y sobre todo incluyente.

Cuando el Estado elige esa opción está asumiendo y dando por sentado que toma un camino que lo lleva en un tiempo más corto, a construir ese Socialismo del siglo XXI y consolidar el proyecto bolivariano. El cooperativismo es constituyente al proyecto bolivariano, es complementario y le da contenido, definitivamente lo asume como una herramienta de inclusión”.

Según su percepción, ¿qué ha logrado Sunacoop hasta este momento?
“El hecho de que exista un marco jurídico (la Ley Especial de Asociaciones Cooperativas) que garantice la puesta en práctica del cooperativismo, es un logro importante en materia de viabilidad. En materia de inclusión social, a través de las cooperativas, el Estado garantiza una cantidad importantísima de venezolanos que estaban excluidos y al margen de la sociedad, es por eso que el cooperativismo ha sido la herramienta de inclusión más importante del Gobierno Bolivariano y ese es uno de los grandes logros.

En relación a la Sunacoop, le ha tocado asumir un desafío importante incluso con las debilidades que tiene porque si hay algo que debemos tener claro, es que se crearon las condiciones para fortalecer el cooperativismo, pero descuidamos la institucionalidad, esta misma institución de hace más de 40 años, es la que ha tenido que asumir la demanda de esos grandes sectores de la sociedad que aspira a conformarse en cooperativas.

Esa demanda ha avasallado la capacidad de respuesta, es por esto que estamos promoviendo la creación del Instituto Bolivariano de Cooperativismo, el cual sería un instituto con autonomía funcional y financiera y que por supuesto tendría competencia en el diseño y coordinación de políticas públicas mucho más amplias de las que tiene hoy día la Sunacoop. Otro logro, es la creación de la dirección de Educación para dar respuesta en materia formativa, ya que este proceso revolucionario exige que las instituciones se transformen de forma endógena.

Por otra parte, asumimos el tema de la integración, pues desarrollamos una metodología para integrar el cooperativismo. En la medida que estén fragmentadas las cooperativas no se convierten en sujetos sociales sino en agentes económicos, en agentes para competir entre ellos, las cooperativas tienen que integrarse para poner en práctica, la solidaridad y la complementariedad. Hemos articulado una red de consejos cooperativos a nivel nacional, para ir fortaleciendo el cooperativismo de cara a la integración”.

¿Qué se han encontrado en esas cooperativas que están funcionando?
“Nos hemos encontrado con una gran complejidad porque el tema organizativo está cruzado por variables sociales y estructurales muy complejas y esa es la realidad del cooperativismo. También nos encontramos con indicadores de inclusión, sobre todo el papel de la mujer se ha visto fortalecido en estas organizaciones. Muchas personas han encontrado en el cooperativismo una opción de vida, quienes no culminaron su formación académica han encontrado otra alternativa que dan señales importantes de inclusión social”.

A pesar que el cooperativismo está dando señales importantes del papel protagónico que está jugando en la nueva construcción de proyecto de país, debemos entender que es un proceso de transición. Hemos vivido en una sociedad históricamente capitalista donde los valores del individualismo, el lucro y el capitalismo forman parte importante del imaginario colectivo, allí nos incluimos todos y eso se pone de manifiesto en el cooperativismo, como todos sabemos no se decreta ni se postula, el cooperativismo tiene que construirse y nace en el territorio de la conciencia de cada una de las personas que lo asumen.

Es un desafío importante de esta revolución, porque es una revolución que debe ser cultural y tiene que tocar todas las instancias de la sociedad y entre ellas el cooperativismo y ése es el papel. Debemos darnos cuenta de los errores que cometemos y de los obstáculos para poder avanzar. Es una realidad compleja que se está construyendo”.

Superintendente, vamos a recordar los pasos para conformar una cooperativa, ¿cuáles son?
“Constituir una cooperativa es muy fácil. Ahora, lo más importante para crear una cooperativa no es el aspecto formal, jurídico y administrativo, pues los pasos son los siguientes, se reúne un mínimo de 5 personas, se elige un nombre en la superintendencia, elaboran los estatutos, lo llevan al registro, luego se inscriben en la Sunacoop y ya tienen la forma jurídica.

Lo más importante es asumir el cooperativismo con responsabilidad porque es parte del desafío cultural, del cambio cultural que tenemos que llevar a cabo. Aunque sabemos que no es fácil porque es relacionarte con un colectivo de personas en iguales condiciones, supone renunciar a privilegios personales y actitudes egoístas, se trata de asumir una organización democrática, horizontal y el hecho de que la propiedad colectiva es un choque cultural importante. Debe asumirse con conciencia, no meramente como una herramienta utilitaria y económica para obtener un crédito o un contrato, asumirlo como un proyecto de vida porque el propósito es darle cabida a las cooperativas para ir radicando una nueva cultura, una nueva subjetividad basada en la solidaridad y en el respeto mutuo.

La mejor contribución que el cooperativismo o las personas organizadas en cooperativas pueden hacer al proyecto revolucionario es asumirlo con responsabilidad, cuando todos trabajan para constituir un patrimonio colectivo, es un aporte revolucionario. Cuando llevan las cosas con transparencia, es un acto revolucionario. La dificultad del cooperativismo somos nosotros mismos, porque es una lucha interna contra esos valores antagónicos al socialismo, la solidaridad y la cooperación”.

(*)mcobo@minci.gob.ve

About these ads
One Comment leave one →
  1. aquiles permalink
    20 enero, 2008 7:33 PM

    Enseñanza del cooperativismo en las Universidades
    Brevísimas reflexiones pedagógicas sobre la importancia de la enseñanza del cooperativismo en las universidades. Por José Yorg, Formosa.

    Para el “II Coloquio Internacional sobre Desarrollo local en la perspectiva de socio- diversidad y la biodiversidad”. (“el Programa de Mestrado en Desenvolvimiento Local de la Universidad Católica Don Bosco (UCDB) de Campo Grande y el Centro de estudios y de Pesquisas sobre el Brasil (CERB) da Universidad de Quebec en Montrea) que se realizó el 28 a 31 de agosto de 2007, en Campo Grande, Mato Grosso do Sul (Brasil).
    Como dijo el Padre José María Arizmediarrieta, resultado de su larga experiencia en el trabajo comunitario en Mondragón: “El mejor síntoma de auténtica vitalidad de un pueblo es su voluntad de superación activa en la resolución de los problemas comunes”.
    Saludamos con entusiasmo a los participantes y organizadores del “II Coloquio Internacional sobre Desarrollo local en la perspectiva de socio- diversidad y la biodiversidad”, la Universidad Católica Don Bosco-UCDB-; Programa de Maestría en Desarrollo Local, la Universidad de Québec en Montreal-UQAM-;Centro de Estudios e investigaciones sobre el Brasil-CERB-
    Expresamos también nuestro profundo agradecimiento a los organizadores en la persona de Cleonice Alexandre Le Bourlegat, quien tuvo la amabilidad de brindarnos la posibilidad de dirigirnos al Coloquio con estas brevísimas reflexiones pedagógicas que exponen el pensamiento y acción del ProDeCoop-Universitario de la Universidad Nacional de Formosa-Argentina.
    El Programa de Educación y Desarrollo Cooperativo Universitario-ProDeCoop-Universitario de la Universidad Nacional de Formosa, tiene su origen a partir del accionar del Rector, Ing. Martín Romano, quien impulsó ante el Ministerio de Cultura y Educación de la Provincia de Formosa la afectación de servicios de docentes cooperativos con formación universitaria a fin de llevar adelante un Plan de educación sobre la temática cooperativa en ámbitos de la Universidad.
    Los docentes cooperativos elaboraron el Programa universitario estableciendo una conexión con el anterior Programa cooperativo desarrollado por ellos en espacios de la educación primaria y secundaria: ProDeCoop-Escolar.
    Entonces, a partir de la concreción de la estructuración del ProDeCoop-Universitario en la Universidad Nacional de Formosa-UNaF- en el mes de abril del presente año, se han definido los campos de actuación del mismo, asumidos como funciones; ellos son: función educativa; función investigativa y función de extensión universitaria.
    De tal modo pues, el ProDeCoop-Universitario, se propone generar actividades con el fin de promocionar, difundir y ejecutar planes y proyectos de educación y capacitación cooperativa universitaria, como también el estudio y la investigación del espectro cooperativo.
    Partimos de la convicción de que es importantísimo contar con un espacio de debate científico acerca de la problemática que este importante Coloquio plantea, problemática que interesa al cooperativismo educacional porque considera pertinente a su filosofía ,teoría y practica.
    A raíz de ello, deslizamos unas modestas líneas de reflexión, sobre la Pedagogía y Didáctica Cooperativa con algunos interrogantes que tienen, atrevidamente, la pretensión de suscitar la atención:
    ¿Cómo podemos proponer Valores y Principios que conforman la Doctrina de la cooperación y el respeto a la naturaleza, por ejemplo, en sociedades que se atascan aún con una concepción fundamentalmente economicista de la especie humana? ¿Cómo hacer coherente un razonamiento y acción ecológica en sociedades de consumismo compulsivo?
    ¿Cómo hacer significativos valores como lo son el respeto del otro y del medio ambiente cuando los gobiernos valorizan en exceso las políticas de competición, de individualismos y las empresas de carácter de lucro-en especial las transnacionales- prestan un interés creciente sobre el rendimiento de tasas de ganancias a cualquier precio?
    ¿Estamos suficientemente conscientes de lo que está en riesgo por la agresión que se ha desatado sobre la especie humana y toda la naturaleza?
    ¿Podemos distinguir y sistematizar Local y Globalmente la problemática y sus soluciones reales?
    Desde la concepción cooperante, éstos y otros interrogantes constituyen su objeto de atención y ocupación.
    Los Pioneros de Rochdale, al decir de Paúl Lambert “observaron tal y cual se les presentaba la realidad en la Inglaterra del siglo XIX, y extrajeron conclusiones pesimistas.”
    Estaban “estos ganapanes” sintiendo en carne propia los efectos de la Revolución Industrial con sus secuelas desastrosas inmediatas sobre los trabajadores, quienes comprendieron que el infortunio debía ser enfrentado con un remedio social y económico de diferente concepción sobre el hombre, la sociedad y la empresa.
    Al inaugurar la primer cooperativa-tal como las conocemos hoy- estos 27 hombres y una mujer-inauguraron también un proyecto social y económico basado en la equidad, elemento imprescindible en la construcción de sociedades justas.
    He aquí nuestro sentido educacional, he aquí nuestro proyecto social que intenta influir intencionalmente sobre los contenidos disciplinares de las carreras universitaria de la UNaF., porque a la luz de los resultados de la aplicación de una educación economicista los productos desastrosos están a la vista, prueba de ello es el cambio de la ley respectiva.
    Impulsamos proyectos educativos convertidos en proyectos orientadores que den una mirada más humana, alcanzando así una resignificación a las ciencias y técnicas.
    La educación sólo será efectiva en la medida en que nos tomemos el tiempo necesario para cuestionar, debatir y proponer fundamentadamente las orientaciones pedagógicas conforme lo es la naturaleza social del hombre, su carácter eminentemente cooperador.

    El camino educacional del cooperativismo propone, entonces, educar a una realidad humana y ética diferente a la actual.
    Pero este paso no está expedito, al contrario, está llena de dificultades y lidian con poderosos impugnadores que entorpecen de cualquier modo tan loable tarea.
    Esta situación, sin embargo, pone a prueba su fortaleza porque obliga a una mirada filosófica y científica más penetrante sobre los acontecimientos económicos-sociales que conmueven al mundo.
    Urge un discernimiento más justo y una crítica más objetiva y certera sobre los valores que hay que priorizar en los procesos educativos para generar una humanidad renovada.
    El cooperativismo educacional busca democráticamente los caminos para devolver al hombre y su cultura su dimensión humana.

    Ello demanda interpretar e internalizar ajustadamente la Doctrina, teoría y práctica del cooperativismo.
    En la economía actual ¿las empresas están contribuyendo con un trabajo óptimo para construir una mejor sociedad? ¿Qué hay en cuanto a la responsabilidad social de las mismas sobre el cuidado del ambiente, sean de carácter nacional o transnacional?
    Las cooperativas poseen Valores y Principios que orientan su accionar, uno de esos Principios tiene que ver con la “Preocupación por la comunidad”.
    Así, las empresas cooperativas se presentan como una opción deseable para la consecución de objetivos concordantes con un respeto a la sociedad, al hombre y a la naturaleza.
    La producción, comercialización y consumo de productos y/o servicios en estas empresas congregan particulares esencias, como el precio justo y la equitativa participación en la asignación económica de sus resultados, que les son propias, y el conocimiento técnico permite mejorar la organización y administración de ellas, y estos aspectos son de extraordinaria importancia en la formación humana y profesional del estudiante universitario.
    El cooperativismo educacional en ámbitos universitarios abre insospechadas posibilidades de contribución al progreso social y económico de las sociedades en las que están insertas, ¡he ahí el reto estratégico del ProDeCoop-Universitario!
    El criterio pedagógico cooperativo que impulsamos tiene que ver con una visión integral de los contenidos cooperativos que actúan como un eje integrador de los saberes de las diferentes disciplinas científicas que adquieren de tal forma una mirada humana, al enriquecerse mutuamente.
    Concluimos entonces que el respeto hacia la naturaleza y su conservación y su administración racional de las empresas constituyen temas de urgente tratamiento, a partir de la visión estratégica que conjugue armoniosamente en un plan el desarrollo global y local, y en tal circunstancias las cooperativas son empresas con formidables preferencia.
    Saludamos nuevamente al II Coloquio con la firme convicción que la alta calidad de sus resultados serán-sin dudas- rentables socialmente por su trascendencia e impronta que generará, sin dudas.
    ¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

    *Prof. José Yorg
    Coordinador del ProDeCoop-Universitario
    Universidad Nacional de Formosa

    jyorg@argentina.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 164 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: