Skip to content

Los Medios Alternativos y Comunitarios y la coyuntura comunicacional del país

4 febrero, 2007

.

Los Medios Alternativos y Comunitarios y la coyuntura comunicacional del país Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios

 www.aporrea.org 03/02/07

carlos-lucero2.jpg

Nota de aporrea: Este documento fue entregado al Ministro de Comunicación e Información William Lara y a representantes de la Vicepresidencia el pasado viernes 2 de febrero en la marcha convocada por el Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios realizada en Caracas.

 

El vigoroso e insurgente movimiento social que conformamos los Medios Alternativos y Comunitarios (MAC) se hace presente para fijar posición frente a dos situaciones de importancia crucial en la actual coyuntura comunicacional del país:

1) Ratificar nuestra posición de identidad plena con la acertada y ajustada decisión del gobierno bolivariano presidido por el comandante Hugo Chávez Frías de no renovarle la concesión a RCTV para que continué operando con la señal abierta del Canal Dos el espacio radioeléctrico venezolano

2) Reafirmar nuestro planteamiento en torno a la necesidad vigente en nuestro país, ahora más que nunca, de profundizar la democratización de la comunicación, avanzando, con la Misión Comunicación, en la construcción de un nuevo modelo comunicacional en el que el pueblo ocupe, también en este ámbito, el rol protagónico que le corresponde en función del rescate de nuestra Patria y de la construcción de una sociedad auténticamente democrática. Es decir, socialista.

La comunicación, función social primigenia

Constituida como componente social, expresada a través del lenguaje y la gesticulación, al igual que el trabajo, en la transformación de los homínidos en seres humanos e instituida por la practica social como una relación humana fundamental para el desenvolvimiento de la vida, la comunicación, con el decurso de los siglos y la aparición subsiguiente de la propiedad privada, fue convertida en un instrumento para ejercer el control social por parte de quienes han detentado el poder. En los albores de la humanidad la comunicación era libre, directa, espontánea, y asumida como un bien común, tal cual como el agua y el aire que se respira. Luego, con la privatización progresiva de las relaciones sociales devino, principalmente, en la edad contemporánea, en un complejo factor determinante en cualquiera de sus expresiones (impresas, radiales, televisivas y digitales) para la hegemonía ideológica y cultural. La comunicación de función social primigenia pasó a constituirse en un mecanismo de coerción y de control social.

Venezuela atosigada informativamente e incomunicada

Naturalmente que Venezuela no estuvo exenta de este proceso. Por el contrario, al emerger desde un principio como dependiente de los centros hegemónicos del poder mundial, ha estado sometida, inexorablemente, a la lógica e intereses del mercado y del capital internacional.

En materia comunicacional, como en todos los aspectos de la vida nacional y social, la sociedad venezolana ha estado sujeta a designios extranjeros, europeizantes en los primeros momentos usa-americanos ulteriormente, facilitada esta situación por la acción desnacionalizadora de las élites locales presurosas de someterse al extranjero explotador con tal de mantener sus privilegios y participar del reparto aunque sea de las migajas de la riqueza nacional.

Nuestro proceso como pueblo – nación ha estado caracterizado, en primera instancia, por el sometimiento de nuestros aborígenes, diezmados sus pueblos , destruidas sus manifestaciones culturales y cosmogónicas, extinguidas prácticamente sus expresiones idiomáticas, menospreciadas sus instrumentos verbales y comunicacionales; y con la incorporación posterior de los aportes de los negros esclavos desarraigados violentamente de su África originaria; y mezcladas estás dos vertientes étnicas con los (blancos peninsulares de orilla) se dio paso a un pueblo que, si bien, históricamente ha estado excluido de la conducción de los destinos nacionales, a pesar de sus ingentes contribuciones en el forjamiento de la Patria venezolana, ha sabido mantenerse expectante a la espera de la oportunidad histórica para reclamar el lugar o papel que le corresponde en la conducción del país.

Mientras las élites desnacionalizadas han estado preocupadas por preservar sus ventajas no importándole para ello hipotecar o poner en peligro la existencia misma de la Patria, asumiendo valores y copiando costumbres que nos son ajenas y teniendo como soporte un aparato de Estado que fue concebido por un lado, para que sirviese como palanca para la acumulación capitalista dada su condición de propietario de los copiosos recursos naturales desde los tiempos en que la percepción visionaria del Libertador Simón Bolívar decretara la propiedad colectiva, ejercida a través del Estado, de todos los bienes o recursos renovables o no renovables que nos hubiese legado la noble madre naturaleza y, por otro lado, como brazo cohesionador y coercitivo de la sociedad por su condición también de monopolizador de la violencia legitima.

Las élites locales en este trayecto depredador y antinacional, instalaron, sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo pasado, una estructura empresarial comunicacional cada vez más concentrada dependiente y cartelizada, articulada con las agencias internacionales, que les permitió repartirse el espectro radioeléctrico para sus empresas radiofónicas en la convicción de que este bien nacional les pertenecía de la misma forma como se han aprovechado de todos los bienes públicos. Así mismo montaron sus empresas de medios impresos en la creencia de que tenían copados las expectativas de los lectores nacionales.

Con este aparato comunicacional y con la llamada industria cultural a él asociado han vendo desplegando con total impunidad, a lo largo de varias décadas una practica mediática que antes que comunicar incomunica a los venezolanos, que los atosiga de información sin informarlos, que invisibiliza realidades, a los pueblos originarios y, en general, al bravo pueblo trabajador, que descontextualiza la noticia, que sobredimensiona los hechos socialmente negativos, que propician la sobresaturación noticiosa banal y estupidizante y que, en fin, maneja una concepción singular de la libertad de expresión que se sustenta en la libertad de los empresarios mediáticos de imponerle al colectivo social sus particulares y no advertidos puntos de vista que por supuesto están orientados a salvaguardar sus intereses y en aras de mantener el poder clasista que han detentado a lo largo del tiempo.

Impusieron un modelo comunicacional en el que el pueblo, que es la base de la pirámide social que han recreado históricamente en Venezuela, esta constreñido a ser un mero receptor pasivo, un mero consumidor desprevenido del mensaje manipulador y mediatizador que emana de las nadas ascéticas y mucho menos neutrales fuentes comunicacionales privadas.

Ruptura del modelo comunicacional excluyente

Con la aparición en la escena nacional del gobierno bolivariano y de todo este proceso de cambio revolucionario que se viene desarrollando en los albores del siglo XXI, se estableció, evidentemente, una ruptura histórico cultural, un quiebre frontal en todos los ámbitos de la vida nacional, insurgiendo al primer plano aquel mismo pueblo que había sido preterido y condenado a la exclusión en su propio país.

Esta irrupción del proceso bolivariano liderado por el comandante Hugo Chávez Frías ha significado el resquebrajamiento estructural del país, de las viejas estructuras que estaban al servicio del orden de dominación imperante abriendo el cause para el establecimiento de nuevas bases económicas, sociales, culturales y políticas propiciando la refundación de la patria, la recreación de la dignidad social y la soberanía nacional, el resurgimiento del espíritu integracionista con los hermanos pueblos nuestroamericanos y, en síntesis, el alumbramiento de una nueva sociedad inspirada en lo que ha dado por llamarse, a nuestro juicio certeramente, el Socialismo del Siglo XXI.

El huracán revolucionario bolivariano tampoco ha dejado indemne el ámbito comunicacional. Por un lado porque ha sido en lo ideológico – comunicacional en donde se han librado y se seguirán librando las mas duras confrontaciones entre las dos concepciones de la vida en pugna en el país y, por otro lado, porque se ha venido forjando una nueva estructura comunicacional donde el Estado ha procedido a fortalecer sus expresiones comunicacionales que habían sido debilitadas al máximo hasta la llegada de Chávez al gobierno, procurando equilibrar el notorio desbalance que se mantenía con relación al potencial mediático empresarial privado, de por si, apuntalado por la agencias noticiosas extranjeras y por la poderosa industria cultural imperialista.

Los MAC vanguardia comunicacional del pueblo

Pero, si acaso, es en las diversas manifestaciones de la comunicación alternativa donde la nueva estructura comunicacional del país ha alcanzado su mayor significación, por la connotación estratégica que objetivamente implica. Los Medios Alternativos y Comunitarios (MAC) en la Venezuela bolivariana se han expandido a lo largo y ancho del país, acrecentando su potencial político, cultural, tecnológico y propiamente comunicacional de manera sostenida, y mejorando su calidad progresivamente. Contando con el respaldo del Estado y asumiéndose como aliado estratégico del gobierno bolivariano, los MAC tienden a erigirse, cada día más, como los voceros naturales y directos de la gran mayoría popular que no tenían voz para expresarse.

Ya se cuentan por centenares los MAC que en sus diversas expresiones (impresa, radial, televisiva y digital ) activan por todo el país con la aspiración de multiplicarse por miles, dando paso a una concepción auténticamente democrática de la comunicación: diseminada y desconcentrada en su accionar en todo el cuerpo social pero al mismo tiempo articulada en una misma posición en la defensa del proceso de cambio revolucionario bolivariano, en la denuncia al imperialismo voraz y depredador, en la confrontación al mensaje manipulador de la estructura mediática privada y en la defensa y difusión de las esperanzas, sueños y realidades que anidan en el bravo pueblo en su lucha por concretar una mejor y equilibrada sociedad.

El movimiento de los MAC, como parte de la vanguardia social del pueblo venezolano, se fundamenta en la lucha por la profundización de la democracia venezolana y, por tanto, por la democratización de la comunicación, en contraposición a la concepción elitesca típica de la cuarta republica que apostaba por la concentración y monopolización de la comunicación.

El movimiento social de los MAC apunta hacia el fortalecimiento de la sociedad, en la idea de que en el nuevo estadio social por construir sea la venezolana una sociedad de la comunicación; es decir, una sociedad donde la comunicación, antes que objeto de consumo en la que el hombre o mujer perciban lo comunicacional como una creación totalmente ajena así mismo(a), lo asuman como una función vital para el desarrollo humano.

RCTV: señal manipuladora y golpista. Una decisión ajustada.

Es a partir de este marco histórico referencial, sucintamente señalado, donde los MAC insertamos lo que pudiera denominarse el caso de RCTV que, por lo demás, ante los elementos de análisis de que se disponen, lo designan como algo muy sencillo en el plano de la discrecionalidad atribuida al Estado venezolano.

Simplemente venciéndose para el 27 de mayo del 2007 la concesión que el ente estatal le había otorgado a la empresa televisiva respectiva para que operara a través de la señal abierta del canal dos en el espacio radioeléctrico nacional se procederá a no renovar, -por disposición del Presidente de la República, en su condición de jefe del Estado Venezolano- la mencionada concesión, haciendo uso de un incontrovertible derecho del Estado en la materia en cuestión. El espacio radioeléctrico venezolano, por donde transitan las ondas hertzianas, es un bien común que pertenece a todos los connacionales, y que le corresponde al Estado administrar; pero que todavía, como herencia del pasado cuarto republicano, es explotado mayoritariamente por empresas privadas, algunas de ellas relacionadas con agencias extranjeras, en menoscabo de lo que dispone la Constitución de la República de Venezuela que lo define como de utilidad pública.

Vencida la concesión, no se renueva la misma porque lo que está planteado constitucionalmente es la democratización del espacio radioeléctrico. Ese derecho de no renovar la concesión no esta en discusión, aún cuando los que se consideran afectados si les queda el derecho a pataleo y en consecuencia podrán recurrir a las instancias jurisdiccionales, cuando llegare el caso, para solicitar una revisión de la medida. Pero resulta que las empresas 1BC presididas por el Sr. Marcel Granier, que es el ente privado poseedor de la concesión por más de cincuenta años, creyendo que aún Venezuela se mantiene en los tiempos cuarto republicanos, han pretendido, como parte de la clase que se enseñoreaba en el país, darle un carácter político con el propósito de concitar adherencia de los grupos que dentro y fuera del país adversan el gobierno.

Ahora bien. Más allá de cualquiera otra consideración, lo que esta de bulto es el cuestionamiento que numerosos sectores de la vida nacional, incluidos la jerarquía eclesiástica, la academia, creadores, voceros educativos, etc., han formulado históricamente, clamando porque la programación televisiva sea revisada y transformada; que en el caso de RCTV se ha caracterizado por la promoción del consumismo insaciable, por la carencia de valores humanos, por estimular en la teleaudiencia el egoísmo, el afán desmedido por la ganancia, al lujo desmesurado, la exaltación de la violencia, la vulgaridad sexual, la chabacanería, el desamor al prójimo, la invisibilidad de lo venezolano, de lo nuestroamericano, el enaltecimiento de lo eurocéntrico y lo anglosajón y el desconocimiento y vituperio de nuestras raíces étnicas, culturales e históricas. En suma una glorificación de la mediocridad y el pitiyanquismo.

Por ello y por la esteleridad que ha jugado RCTV en los intentos que ha propiciado junto con otros sectores de la oposición, asumiendo el rol de actor político, dirigido al derrocamiento del gobierno bolivariano legítimamente constituido, estimulando el golpe de estado de Abril del 2002, los paros petroleros y empresariales, las guarimbas, el fomento de la disociación sicótica entre ciudadanos venezolanos, manipulando el mensaje y tergiversando la realidad, promoviendo la mentira y desconociendo la labor emprendida por el gobierno nacional en aras del desarrollo del país y del beneficio de los trabajadores y de las mayorías populares; incentivando incluso la posibilidad de agresiones de potencias extranjeras al territorio patrio y estimulando, así mísmo, propósitos secesionistas de grupos desquiciados que alientan la peregrina idea de la disgregación de la nación venezolana; hasta servirle de comparsa a agencias extranjeras que han lanzado campañas para desprestigiar y desestabilizar al gobierno venezolano y por ende al país. Esta plenamente justificada la decisión de no renovarle la concesión que usufructuaba RCTVas.

De tal manera que a la luz de la evaluación de la programación emitida a través de esa señal y en base a los ejes universalmente aceptados que guían la practica radiofónica como son el entretenimiento, el informativo y el educativo u orientador se hace más que evidente el divorcio de RCTVas entre su práctica y el deber ser.

En fin, existen múltiples razones además de las legales que son incontrovertibles y que nos llevan a respaldar como movimiento social, y como venezolanos(as), la decisión soberana del gobierno venezolano de no renovar la concesión a RCTVas.

Pues bien, al calor del debate que se viene desarrollando en torno a la situación planteada con relación a RCTVas, surge la posibilidad cierta de reafirmar y continuar concretando el planteamiento que hemos levantado junto con otras voces de la vida nacional en torno a la necesidad de construir un nuevo modelo comunicacional que exprese, efectivamente, el propósito de transformar y democratizar la comunicación en nuestro país, haciendo viable y estableciendo canales definidos que permitan la integración y el acceso del pueblo al quehacer comunicacional.

En el caso concreto de RCTVas, después de mayo próximo, por supuesto que los MAC nos hemos pronunciado por mantener una presencia activa en el diseño de la nueva programación que ha de ser emitida a través de esa señal. De tal forma que al margen de la figura legal que al final se adopte, bien sea la de empresa mixta, la de cooperativas de trabajadores o que se le otorgue a Venezolana de Televisión o cualquiera otra que surja de la discusión planteada, rechazando de plano la de una virtual reprivatización, los MAC como actores significativos comunicacionales del país debemos tener una digna participación. Y en este sentido exigimos nuestro derecho a estar involucrados en la inminente toma de decisiones.

Hacia un nuevo modelo comunicacional

Pero en todo caso, si bien consideramos de gran importancia la definición en torno al uso que se le dará a la señal usada por el canal dos a partir del próximo 27 de mayo, especialmente por la contribución que arrojará en relación a la democratización del manejo del espacio radioeléctrico venezolano, nuestra motivación central esta dirigida al perfilamiento de un nuevo modelo comunicacional que apunte a la democratización de la información en Venezuela, centrado en el rol protagónico que debe ejercer el propio pueblo como sujeto en la práctica comunicacional.

Entendemos que en Venezuela se esta revolucionando la comunicación. De eso no tenemos la menor duda. De lo que se trata en buena medida es de darle coherencia a lo que se viene haciendo. Cohesionar, articular y recrear diversas iniciativas que están siendo emprendidas; propiciando el involucramiento de todo el pueblo en la actividad comunicacional. Creemos que estamos como hecho masivo y como hecho real a la vanguardia de este proceso democratizador a nivel mundial.

Aquí se ha emprendido, con el proceso bolivariano liderado por el comandante Chávez un proceso de ruptura desmitificador del mensaje manipulador transmitido por los medios tradicionales al servicio del caduco orden de dominación.

El pueblo venezolano, su vanguardia social, ha desarrollado una progresiva conciencia crítica que le ha permitido confrontar y superar los diferentes tipos de embates a que ha estado sometido en los últimos ocho años. El liderazgo del comandante Chávez, con su practica, con su ejemplo, con su claridad política, ha sido fundamental en el despertar popular; en esta toma de conciencia política; y en la comprensión del rol protagónico que le corresponde jugar al pueblo en el dinámico proceso político .

Protagonismo popular que en materia comunicacional se expresa en que ya no hay conformidad con el hecho de ser receptor del mensaje mediático por muy bien dirigido que este sea, por el elemento crítico y desmitificador que pueda contener. No, el venezolano y la venezolana de hoy quiere ser, anhela ser, actor protagónico de su propio mensaje. Y ello es así porque han internalizado el proyecto sociopolítico que se sustenta en su acción protagónica y en su propósito incluyente.

En el ámbito comunicacional son más que evidente los cambios revolucionarios que se han venido operando en la sociedad venezolana. Los viejos esquemas han sido resquebrajados. El modelo tradicional que se sustenta en la “metáfora del tubo”, según el cual la comunicación es algo que se genera en un punto, se lleva por un conducto (o tubo) y se entrega a otro extremo, no tiene fundamento. En la Venezuela bolivariana se esta rompiendo con ese esquema que concibe el hecho comunicacional como una relación en la que debe existir un emisor (activo) y un receptor ( pasivo). Esta concepción no tiene consonancia con la dinámica y la esencia del nuevo país insurgente. Aquí, y ahora, se esta abriendo paso una práctica innovadora, creativa y colectiva que parte de considerar la comunicación social como algo que sucede en las relaciones humanas, entre una pluralidad de sujetos, activos y coparticipes críticamente, entre constructores de una verdad producida por todos. Es una concepción de naturaleza claramente revolucionaria que se fundamenta en el axioma que el protagonismo es del pueblo y no de los comunicadores, a quienes les corresponde la función facilitadora y estimuladora de la participación social.

Esta concepción revolucionaria de la comunicación debe ser profundizada y fortalecida. Por ello es una tarea de primer orden avanzar en la construcción de una política comunicacional que no vacilamos de calificar como bolivariana, democrática y revolucionaria. No entender la significación de esta tarea es hacerle concesiones al reformismo, a quienes piensan que basta con acceder a los medios privados convencionales para alcanzar una hipotética normalidad informativa o con repotenciar a los medios del Estado como fórmula para equilibrar la balanza informativa en Venezuela.

El problema es de otra naturaleza. Tiene una dimensión mucho mayor. No esta sujeto a una mayor o menor intensidad informativa. Por supuesto que lo informativo es importante, pero no es lo fundamental. No se trata de limitarnos o de contentarnos con el planteamiento de la democratización de la información. Es decir, potenciar los medios oficiales (VTV, Vive TV, Radio Nacional, etc.) o paraestatales (Telesur) para alcanzar el equilibrio informativo. Alabada sea la providencia si esto se logra. Y se cae de maduro que hay que apoyar y auspiciar toda iniciativa tendente a fortalecer la capacidad mediática del Estado. Que cada vez debe estar más abierta a la participación activa del bravo pueblo, a visibilizar su presencia mediática y su acción como sujeto histórico del proceso revolucionario.

Los MAC proponemos la Misión Comunicación

Pero esto, insistimos, es una pata de las tantas que tiene esta mesa comunicacional. Los Medios Alternativos y Comunitarios (MAC), los Movimientos Sociales y Los Consejos Comunales son las otras patas o soportes expresivos del nuevo modelo comunicacional que estamos llamados a concebir y a construir en Venezuela. He allí nuestro aporte con la propuesta sobre la Misión Comunicación que estamos empeñados en presentar, promover y debatir a lo largo y ancho del país.

Como esta expresado en el documento contentivo de la Misión Comunicación, esta consiste en la incorporación masiva del pueblo al quehacer comunicacional. El propósito es que confluya un amplio haz de fuerzas sociales y políticas en la gran gesta colectiva por socializar la comunicación lo cual pasa por democratizarla, por hacerla accesible al pueblo. Pero más que eso por la reconstrucción de la práctica comunicacional de tal manera que, literalmente, todo el pueblo participe, se active, se involucre en una nueva relación social comunicacional.

La idea es que en cada cuadra, en cada barrio, en cada caserío, en cada Consejo Comunal, en cada urbanización, en cada comunidad, en cada escuela, liceo, universidad, instituto educacional, empresa, fabrica, taller, instituto dispensador de salud, en cada espacio de actividad cultural, deportivas, recreativa, laboral, en los distintos espacios donde actúan las Misiones, en los locales de Mercal, Vuelvan Caras, Barrio Adentro, etc., en fin, en todos los espacios donde se manifieste la vida social de los venezolanos, debe surgir o desarrollarse un medio o canal de expresión que recoja sus experiencias, sus reflexiones, sus propuestas, el acontecer comunal, local, municipal, regional, nacional, o internacional. Toda información, opinión, noticia que pueda enriquecer y cultivar el conocimiento de las mujeres y hombres, niñas y niños, jóvenes y adolescentes que conforman al pujante y protagónico pueblo venezolano. Un periódico, una hoja impresa, un dazibao, un mural, una cartelera, un parlante, un megáfono, una emisora de radio, una emisora de televisión, un programa de radio o televisión, una página Web, un blog, un portal, es decir, recurriendo a la inventiva humana, propiciar cualquier mecanismo a través del cual puedan manifestarse las inquietudes ciudadanas.

De esta manera se le esta dando cabida a una comunicación multidireccional, real, interactiva, en la que todos los ciudadanos tengan la oportunidad de expresarse, todos puedan ejercer el derecho a comunicarse y a participar activamente del hecho comunicacional.

Esta política comunicacional, que estamos propugnando, no vacilamos como hemos dicho en definirla como bolivariana porque responde al propósito de involucrar a todo el pueblo en el quehacer comunicacional tal cual como lo concibió el genio de Bolívar en aquella lucha titánica de ruptura del colonialismo español, que sólo se hizo posible, cuando el pueblo llano fue ganado masivamente para la gesta libertadora; como democrática porque propicia la participación protagónica de los(as) venezolanos(as), no de unos pocos, en la actividad comunicacional y como revolucionaria porque esta destinada a romper con viejos esquemas excluyentes y reproductores de relaciones de poder y orientada a crear nuevos paradigmas comunicacionales. La conjugación de estas tres condicionantes conduce directamente a democratizar la comunicación y, por ende al forjamiento del poder popular comunicacional.

Democratizar la comunicación es el gran reto que tenemos por delante quienes interactuamos en el quehacer comunicacional de la Venezuela Bolivariana. Es el objetivo que tenemos planteado y por el cual debemos esforzarnos denodadamente, en virtud de que avanzar en esa dirección es, indiscutiblemente, avanzar en el propósito de viabilizar el socialismo en nuestro país. Democratizar la comunicación es acelerar la socialización de la comunicación o, lo que es lo mísmo, materializar la sociedad de la comunicación que en términos más concretos significa socializarnos en el ámbito

About these ads
2 comentarios leave one →
  1. fanny permalink
    30 mayo, 2010 10:08 PM

    Gracias por la información, me ha sido de gran ayuda, ya que estudio 7mo. semestre de Gestión Social en la UBV, y una materia tan importante como es: Comunicación alternativa y Medios Comunitarios, nos mandaron a investigar sobr las prácticas y usos de los medios Alternativos y comunitarios. Felicitaciones, una investigación interesante.

  2. AMARILLYS MILAGROS permalink
    12 octubre, 2010 4:28 PM

    ESTA MUY BUENO TODO LO QUE SE HABLA YO TAMBIEN ESTUDIO GESTION SOCIAL EN LA UBV 7MO SEMESTRE Y LO FELICITO POR DAR ESTA PRÁCTICAS SOBRE LOS MEDIOS ALTERNATIVOS Y COMUNITARIOS PATRIS SOCIALISTA O MUERTE VENCEREMOS

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 157 seguidores

%d personas les gusta esto: