Skip to content

Cadáver exhumado de víctima de la “Masacre de Yumare” dijo la verdad

8 marzo, 2007

.

Cadáver exhumado de víctima de la “Masacre de Yumare” dijo la verdad
Aporrea.org – http://www.aporrea.org
08/03/07

.

La fiscal del caso, Haifa Aissami, garantizó la realización de la exhumación a pesar de la resistencia del juez suplente de Maracaibo

Periódico de la época reseñaba el caso y el entierro de la víctima en Maracaibo

Credito: Aporrea.org

Juez Suplente de Maracaibo, Will Andrade, fue señalado por intentar impedir la exhumación

Credito: Aporrea.org

Lápida de la tumba de Pedro Jiménez

Credito: Aporrea.org

Urna contentiva de los restos de la víctima, Pedro Jiménez, antes de ser expuestos

Credito: Aporrea.org

Tarde o temprano aflora la verdad y a veces los muertos hablan. El pasado 06 de Marzo de 2007, se produjo en el Cementerio Sagrado Corazón de Jesús, de la ciudad de Maracaibo, la exhumación del cadáver de Pedro Pablo Jiménez García, víctima de la causa conocida como “Masacre de Yumare”. Los restos gritaron las evidencias del crimen.

Esta masacre ocurrió en la zona de Yumare, Estado Yaracuy, hace ya más de veinte años, el 8 de mayo de 1986, en tiempos de la IV República, bajo el gobierno del presidente adeco Jaime Lusinchi y de su Ministro de Justicia, Octavio Lepage. Como ejecutores son señalados 38 funcionarios de la DISIP activos en ese entonces, comandados por el ex comisario Henry López Sisco, cuando ese organismo se encontraba dirigido por Remberto Uzcátegui. López Sisco se estaba desempeñando como “Asesor de Seguridad” del Gobernador del Zulia y ex candidato presidencial de la oposición antichavista, Manuel Rosales, para el momento de ser imputado por este y otros asesinatos.

La exhumación del cadáver ofreció evidencias favorables a la tesis de que efectivamente hubo una masacre y no un enfrentamiento, como dijeron en su momento los voceros del gobierno represor. El cráneo de Pablo Jiménez mostró un orificio de penetración de un proyectil en su parte trasera (occipital), muy próximo al cuello, característico de los ajusticiamientos. Otros cadáveres exhumados han presentado orificios similares, en correspondencia con las descripciones hechas por los familiares y testigos. También se le encontró un afilado proyectil, presumiblemente disparado por un fusil M 16, alojado entre sus vértebras de la zona sacra. El esqueleto dio claras señales de que la víctima sufrió fuertes traumatismos, ya que se observaron fracturas en su fémur derecho, en su columna vertebral y en otras piezas óseas. Según los familiares, el cuerpo sin vida de Jiménez, al momento de su entrega por las autoridades para ser sepultado, se encontraba “prácticamente destrozado”, como si hubiese sido sometido a “bárbaras torturas” o a una “brutal paliza”, antes de su vil asesinato.

La justicia, aunque tarde, pugna por abrirse paso en estos tiempos de revolución, pero precisamente uno de los principales imputados como responsable de los horrendos asesinatos, el ex comisario López Sisco, se fugó tras la admisión de la querella interpuesta por los familiares y sobrevivientes, después de haberse presentado ante el tribunal. Según se dice, se encuentra prófugo en Costa Rica junto con Lusinchi, quien sostenía una política criminal de Estado para el exterminio de los grupos políticos revolucionarios. Algunas informaciones hablan de su posible traslado hasta Colombia, para articular acciones conectadas con la contrarrevolución o dirigidas al magnicidio del presidente Chávez.

El operativo de exhumación se efectuó bajo fuertes medidas de seguridad ofrecidas por la Policía de Municipal de Maracaibo y con apoyo logístico de la Alcaldía. Se tuvo conocimiento de amenazas e intimidaciones realizadas contra familiares de víctimas de Yumare en la región zuliana. La actividad se efectuó en presencia de varios familiares de la víctima, de sus abogados y de las autoridades judiciales competentes, fiscales del ministerio Público, juez de control y presidenta del Circuito Judicial Penal de Maracaibo. Después de esta exhumación se espera la realización de otras tres exhumaciones de víctimas de la “Masacre de Yumare”, enterradas en cementerios de distintas ciudades.

Por cierto; el juez suplente de control, de nombre Will Andrade, fue protestado por fiscales, abogados y familiares de la víctima, por “intentar obstruir” la realización de la exhumación autorizada por el tribunal y por exhibir una “conducta grosera y descortés” el día antes del acto, con lo cual dió muestra de “muy escasa sensibilidad” frente a un caso de tanta trascendencia en la historia judicial del país, que es considerado emblemático en la lucha contra la impunidad y en la defensa de los derechos humanos frente a delitos de lesa humanidad. Este suceso vendría a ser otra señal de que la vieja política sigue “guarimbeando” contra la aplicación de la justicia, especialmente en los predios del gobernador zuliano, actual lider de la derecha venezolana y firmante del decreto “carmoníaco” del 12 de Abril.

Vea noticia con más detalles de la actuación del juez en: http://aporrea.org/ddhh/n91580.html


About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 161 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: