Skip to content

La Serpiente Enroscada de Venezuela

12 marzo, 2007

.

La Serpiente Enroscada de Venezuela

Prensa Latina

 

17 de Noviembre de 2004

.

Parido por una pequeña cima a un centenar de metros de la cumbre del cerro delgado Chalbaud, el Orinoco, que significa “serpiente enroscada” para los indios tamanacos, se abre paso de sur a noroeste de la geografía venezolana.

Desde su nacimiento, recibe aguas de 20 afluentes de importancia, los cuales a su vez recogen el líquido de más de dos mil 500 ríos, riachuelos y quebradas, que forman la gran cuenca del Orinoco.

Su trayectoria tiene rumbo norte en sus inicios, trecho en el que marca límites con Colombia, para girar luego al noreste y enrumbar directo hacia el Atlántico, con lo cual divide en dos a Venezuela.

Recorre dos mil 140 kilómetros desde su nacimiento hasta su desembocadura, un delta impresionante que abarca unos 300 caños sobre  un área de 24 mil 533 kilómetros cuadrados, en las aguas atlánticas.

Con un caudal medio anual de 39 mil metros cúbicos por segundo, está considerado el tercer río más caudalosos del mundo y ha sido hogar de una docena de etnias aborígenes.

En sus aguas y márgenes se alberga una extensa, variada y exclusiva flora y fauna, que lo convierte en una de las maravillas naturales más impactantes del continente americano.

Gran parte de su curso es navegable, con excepción de los encabritados y torrentosos raudales de Atures, Maipures y Guaharibos, por lo que es una arteria de alta importancia económica, social e histórica.

La fortuna de su atractivo ha inspirado poesías, pinturas, partituras, mitos y expresiones culturales, inagotables y prósperas como las aguas soberbias que corren por su cauce.

LA COLA Y LAS TRES PARTES DE LA SERPIENTE

Explorado y recorrido desde las primeras décadas del siglo XVI, el Orinoco guardó el secreto de su lugar de origen hasta cuatro centurias después, ya que es en 1951 cuando se establecen las coordenadas precisas de su nacimiento.

Después de sucesivos fracasos, el gobierno de Venezuela organizó ese año una expedición con la intención de remontarlo hasta sus fuentes y establecer de forma precisa su génesis.

Anteriormente, en 1889 el francés Jean Chaffanjon fue el más cercano a su localización, ya que después de siete meses de exhaustiva búsqueda, encontró un punto al que erróneamente atribuyó el nacimiento del río.

El secreto se develó el 27 de noviembre de 1951, cuando Franz Rísquez Iribarren, al frente de un colectivo franco-venezolano de 60 científicos, investigadores, técnicos y obreros, alcanzó a identificar el lugar exacto del nacimiento.

Los estudiosos de esta serpentina fluvial suelen dividirla en tres partes, Alto Orinoco, Medio Orinoco y Bajo Orinoco, aunque sin un consenso general sobre la extensión de cada una de ellas.

Según las clasificaciones vigentes, el Alto cubre desde su inicio un recorrido superior a los 250 kilómetros hasta llegar al raudal de los Guaharibos, donde su curso se acelera y se torna turbulento.

El Medio recorre aproximadamente 750 kilómetros hasta llegar al cauce Atures, mientras el Bajo abarca 950 kilómetros desde este último raudal hasta Piacoa, tramo que presenta más desarrollo económico y concentra la mayor cantidad de población.

El Delta, declarado parque Nacional el 5 de junio de 1991, se forma por los numerosos sedimentos aportados por los afluentes, lo cual hace surgir incontables islas e islotes, y determina la separación de la corriente en brazos y caños.

Antes de la llegada de los conquistadores europeos a tierras americanas, el Orinoco ya era un importante canal de comunicación para la población autóctona.

Alguna tribus vivían permanentemente en sus márgenes, mientras otras emigraban hacia la selva o los llanos cercanos a sus afluentes.

En Venezuela se considera a la cuenca de Orinoco como la cuna de la nación, por ser la región donde han vivido, desde tiempos inmemoriales, muchas de las comunidades indígenas de lo que es hoy el país sudamericano.

LA SERPIENTE SE ALARGA
A lo largo de su trayectoria, la serpentina hídrica es rica en recursos y con un enorme potencial minero, agrícola, pesquero, forestal y turístico.

En el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2001-2007, se establecen fundamentos y políticas para el crecimiento económico sostenido, basado en equidades sociales, y una dinámica territorial y ambiental sustentable.

En apoyo a esa política, el gobierno venezolano previó potenciar el eje Orinoco-Apure y, desde finales de 2000, se inició un proyecto para viabilizar la navegación comercial, financiado por la Corporación Andina de Fomento.

El programa constituye una estrategia para desconcentrar el territorio nacional en mediano y largo plazo, así como lograr la interrelación regional de 13 estados y 69 municipalidades.

A mediados del siglo XIX, el geógrafo Agustín Codazzi previó la conexión de las vías terrestres con las fluviales por medio de canales, con el fin de enlazar la región de los Andes con el océano Atlántico.

La visión del ilustre científico tiene en la actualidad plena vigencia, orientada por el actual ejecutivo a contribuir con el ordenamiento del territorio venezolano y con el proceso integracionista sudamericano.

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 157 seguidores

%d personas les gusta esto: