La revolución maduró

 

paula-maduro

Paula Aiello

Fotos de Paula Aiello

Nicolás Maduro recorre la región, visitando y confirmando acuerdos con los nuevos socios de Venezuela en el Mercosur. Entre la visita a Uruguay y el viaje a Brasil, pasó unas horas en Argentina.

Aprovechando su pasaje se realizó un homenaje a Néstor Kirchner y a Hugo Chávez en el estadio Islas Malvinas del club de fútbol All Boys, en el barrio de Floresta, Buenos Aires.

“Los hombres como ellos no mueren, se siembran” era la frase inspiradora del encuentro. Una frase atribuida a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que se refirió en esos términos a la muerte del dirigente venezolano.

La tónica del encuentro fue la habitual en los actos convocados por “Unidos y Organizados”, frente político donde confluyen diferentes fuerzas militantes kirchneristas, peronistas y aliadas de diversos cortes ideológicos, como el socialismo, el comunismo o el humanismo. Mucha juventud, muchas banderas, mucho colorido y mucha efusividad.

El mensaje de los asistentes era claro: gratitud hacia ambos líderes y un saludo fraterno para el nuevo presidente electo de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, que llegaba luego de unas elecciones que fueron contestadas por el candidato opositor y que degeneró en actos de violencia.

El discurso del sucesor de Hugo Chávez hizo permanentes referencias a su predecesor y a la estrecha relación que guardaba con el matrimonio Kirchner. Remarcando acciones conjuntas como las que permitieron terminar con el Tratado de libre comercio de las Américas (el ALCA), “que no era ni un tratado, ni libre, ni de comercio, ni de las américas” dijo el que fuera canciller del gobierno del Comandante Chávez y que fue la confirmación de la ruptura con el consenso de Washington.

Maduro también se refirió a su pasado sindicalista y de la apertura que vive en este momento Venezuela, y que quiere extender haciendo un llamado a los proyectos exitosos que se han llevado a cabo en otros países y que pueden influir positivamente en el país caribeño.

La Patria Grande es una construcción colectiva, que debe ser abonada por todas las partes. La militancia argentina y una buena porción de la clase política que participó del acto hacen la suya, junto al presidente de Venezuela y parte del gabinete que lo acompañaba, que hacen la suya. Latinoamérica Unida dejó de ser un anhelo para empezar a convertirse en una concreción irrenunciable.

La palabra revolución, que para muchos es excesiva, para los que sienten el pecho inflamado de orgullo por todo lo avanzado y tienen los ojos brillosos por lo que se está construyendo, los alienta a no bajar los brazos y continuar la evolución.

El siglo XXI impone nuevos desafíos y las experiencias del pasado deben ser inspiradoras de los proyectos superadores de la problemática actual y futura del continente. Un continente que, por primera vez, intenta también hallar soluciones para un planeta globalizado que atenta contra la naturaleza, que genera injusticias y que amenaza con su autodestrucción atómica.

 

 

Acerca del autor

Escritor y poeta argentino. Ha trabajado para diferentes medios gráficos, radio y televisión. Compagina la escritura con labores de videasta. Activista social permanente, su obra es el reflejo de una búsqueda más transformadora que estética.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s