El Espejo – Causa perdida

Por: José Vicente Rangel / Aporrea

 

1 No es por nada, pero sin duda que cuando los dirigentes políticos se obcecan con determinada posición caen en una trampa. Esta consideración tiene que ver con lo que le pasa a la oposición con el manejo que su excandidato le dio a 14-A cuando Maduro lo derrotó. Ese sector obtuvo un buen resultado. Suficiente para aceptarlo de forma realista y ejecutar una estrategia acorde con la nueva realidad que emergió de las urnas electorales. Mas no fue así. Pasó lo contrario. A su excandidato se le ocurrió que había ganado y, prácticamente, enloqueció. No sé si el término es apropiado, pero en todo caso algo extraño le sucedió. Fue derrotado en el marco de un sistema electoral blindado -donde el fraude no existe- por cerca da 300 mil votos. Diferencia suficiente en cualquier país donde la oposición respete las reglas de juego. ¿Qué sucedió entonces con el personaje? Primero: como estaba convencido de su triunfo -influido por asesores que lo aseguraban-, la desesperación lo desbordó cuando el CNE proclamó a Maduro. Decisión que el organismo electoral tenía que adoptar por razones obvias. La principal, por que el escrutinio así lo determinó. ¿Qué otra cosa podía hacer el CNE? Nada distinto. La reacción, por supuesto, no se hizo esperar: violenta, desconsiderada con los ciudadanos y las instituciones, soez, en fin, propia de un energúmeno que no tiene control de sí mismo, capaz de exponer la convivencia nacional sin importarle las consecuencias. Éstas son bien conocidas: las del 15 de mayo se tradujeron en 11 muertos, 70 heridos y daños a propiedades del Estado y partidos.2 Pero lo peor vendría luego. Con la implementación del Plan B. Es decir, la carta en la manga en caso de una derrota el 14-A. Consistente en desconocer el resultado, para lo cual se echaron las bases con la descalificación absoluta del sistema electoral. Previamente se produjo, por parte del candidato opositor, un ataque frontal contra el sistema de votación con el propósito de deslegitimarlo.3 Importa destacar que la experiencia que vive el país a partir del 14-A se puede convertir en peligroso precedente por las consecuencias que derivan de ella. Objetivo: convertir la opción electoral, cívica, democrática, en campo minado, debido a la desnaturalización del sufragio. A partir de ahora, cualquier sector político que presienta su derrota en unos comicios, se sentirá investido del derecho a cuestionar el sistema sin prueba alguna, con sólo recurrir a la sospecha, a informaciones amañadas y a la solidaridad internacional de sectores ideológicos y políticos afines. Sin embargo, se puede hablar del fracaso de esta estrategia dada la fortaleza de las instituciones y el grado de conciencia del venezolano. Ya que lo que al inicio irrumpió como política, el cuestionamiento por el perdedor de los comicios, combinado con violencia, se convirtió en bumerán. Ahora el candidato perdedor luce atrapado por el desconocimiento a priori del resultado electoral, y por su reiterada denuncia sobre ilegitimidad del presidente Maduro. En tanto que éste recibe amplio respaldo internacional, y en el país la gente quiere paz, normalidad, trabajo, diálogo, y reprocha el inefable lenguaje de aquellos que son incapaces de asumir democráticamente la derrota. Está demostrado que la gente no se afilia a causas perdidas. Y la actual, la del excandidato derrotado, lo es.

//////////////////

Juego peligroso Riesgoso jugar con las palabras. De pronto revierten con significado distinto a los que inicialmente le atribuimos. Se usa un término con determinado sentido que, luego, se vuelve contra quien lo utilizó. Caso concreto: 2 palabras que el candidato derrotado el 14-A acuñó en su afán de descalificar al adversario: “ilegítimo” y “enchufado”. Pero el tiempo -y la dinámica política en el país- le hicieron una mala pasada al autor. Porque el ilegítimo está legitimado. Condición que proviene de la votación popular de ese día, certificada por el CNE; del reconocimiento expreso de los venezolanos y mandatarios, gobiernos, líderes y personalidades en el exterior. Con el derrotado del 14-A ocurre lo contrario. Con su actitud arrogante, la violencia con que reaccionó y los errores en que incurre a diario, se ha deslegitimado. Hoy por hoy hay un presidente legítimo en Miraflores y un excandidato ilegítimo en la oposición. Igual sucede con el término enchufado. ¿A qué se enchufa un político? Depende. Si está en el gobierno la opción fue, en el pasado, servir a poderosos intereses. Pero está claro que quien ahora está en Miraflores -como pasó con Chávez- no se enchufa a los intereses a que se entrega quien actualmente está en la oposición. ¿Juego de palabras? No. La pura realidad.

/////////////////////

LaberintoUna lección de responsabilidad en el ejercicio del cargo de presidente de una nación, se la dio el mandatario mexicano Enrique Peña Nieto al presidente colombiano Juan Manuel Santos. Con elegancia, sin desplantes, respondió a la pretensión de Capriles de visitarlo: “No me inmiscuyo en los asuntos internos de otros países”, afirmó. ¡Le salió el cuate!, y los dirigentes de la oposición hicieron una vez más el ridículo

Capriles deslegitimó a la FAO. Se “arrechó” porque el organismo de Naciones Unidas, la instancia más confiable en el estudio e investigación en materia de alimentación en el mundo, declaró que Venezuela es “territorio liberado del hambre”. En vez de alegrarse, respondió que era falso. Que en Guarenas había gente hambrienta. ¿Dónde queda Guarenas? ¿Acaso no está en Miranda, donde el personaje gobierna desde hace varios años?…

La peor valoración de Maduro la hacen los españoles -según encuesta chimbona-. Un mal chiste de los españoles en el caso de ser cierta la información. Cuando uno recuerda el tipo de gobernantes que siempre han tenido y tienen los españoles

Willy Colón se mostró desilusionado porque el Papa Francisco recibió a Maduro, a quien calificó de “palero”, “brujo” y “pagano”. Seguramente se fumaba una lumpia cuando declaró

Un llamado Instituto de Altos Estudios Europeos, reflotado por El Nacional y utilizado por el diario golpista del 11-A en su campaña contra Venezuela, declara tramposo al CNE y sostiene que Maduro es un presidente producto del fraude. Como siempre, organismos y personas tarifadas, opinan sobre Venezuela en función de intereses políticos y económicos que representan. Si se escudriña la tendencia del equipo autor del “informe”, quiénes lo financian, filiación política y otras minucias, como su sesgado desempeño en Venezuela durante las elecciones del 14-A, surgen datos de gran interés, con un fondo oscuro por los compromisos con grupos poderosos y sórdidos. Detrás de este caso están empresarios españoles y colombianos

Una comisión de la MUD, integrada por Ramón Guillermo Aveledo, William Dávila y Edmundo González, se fue a Washington a reunirse con parlamentarios norteamericanos para hablar mal del país. Pero a la hora de informar silenciaron que no los recibieron como esperaban y callaron que el guía fue aquel dirigente y diputado de Primero Justicia, Leopoldo Martínez, que Carmona nombró ministro de Hacienda cuando el golpe y que desde entonces vive en EEUU

El caso del audio -que alguien pudiera catalogar de obsceno- de la diputada María Corina Machado que analizaré en otro momento, me recuerda el refrán aquel: “Tanto salta el sapo la estaca hasta que al fin se estaca”

A propósito, los conspiradores siguen adelante con sus planes: ¡Mosca, Maduro!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s