CARTA AL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA

Tomado de: http://espanol.groups.yahoo.com/group/redial_s_bolivar

nicolas-maduro

 

       Apreciado Señor Presidente Nicolás Maduro Moros:

Esta carta que le envío no es una profecía  ni una página literaria de Neruda: es la inquietud de un hombre que tiene intuición de mujer, que es colombiano de pura cepa y venezolano de corazón.

El 8 de Agosto, como estaba previsto, se entrevistaron los Cancilleres, Elías Jaua Milano de Venezuela y María Ángela Holguín de Colombia, acompañados de sus respectivas comitivas políticas, económicas y comerciales.

Este encuentro fue el cumplimiento del convenio hecho por Ud. y el Presidente  Juan Manuel Santos, en su reciente encuentro en la ciudad fronteriza de Puerto Ayacucho, en Venezuela. Aprovechando la cercanía fronteriza, se inició el protocolo del encuentro en la población del Amparo en Venezuela y culminó en Arauca, población fronteriza en Colombia.

Todo se efectuó en un ambiente de cordialidad y donde se desarrolló una agenda dedicada al fortalecimiento económico el flujo del comercio, el control del contrabando  y  la seguridad de los ciudadanos y ciudadanas en las zonas fronterizas de todo el país.   Como se percibió en el ambiente de trabajo y en base a la opinión  de los medios de comunicación, todo giró en torno a las actividades,  los planes y los intereses comerciales de ambas naciones.

Sin lugar a dudas que la delegación colombiana se retiró muy complacida porque, nuevamente,  “se logra el objetivo”: seguir consolidando las relaciones comerciales y los intereses económicos con “el vecino país que el destino nos ha señalado por los siglos de los siglos”….

La delegación venezolana, sin duda, complacida, por lo efectuado: regulación del intercambio comercial sin ese ambiente delincuencial y mafioso que caracteriza a las fronteras de ambos países. Se supone que Venezuela se trajo muy escondida la satisfacción sobre el reconocimiento que Colombia hizo, muy en voz baja, de que sí hubo intentos de “descarrilamiento” con motivo de la visita y el recibimiento del nunca grato líder de la oposición política venezolana, por parte del Presidente Santos.   Se interpreta que la despedida  de ambas delegaciones estuvo llena de buenas intenciones, de promesas y de saludos a ambos presidentes…

No se puede negar ni ocultar que, en el ambiente político y social de ambos países quedan algunos interrogantes  e inconformidades que llegan a la conciencia de unas realidades  ineludibles de aquellos sueños bolivarianos y de aquellos planteamientos chavistas que le darían a Venezuela la garantía de una paz que debería arribar, también, de ese horizonte gubernamental neogranadino, tan diferente  al sol y al cielo gubernamental  político que cubre providencialmente al pueblo venezolano  que no se conforma con encuentros y tratados, solo, de tinte comercial y de control policial,  por su conciencia ,sus ideales , su mentalidad de integración y en su anhelo de Patria Grande .

Como nos lo enseñó, con su sabiduría y estrategia , nuestro Eterno y Supremo Comandante Hugo Chávez,, “Venezuela debe procurar tener buenas relaciones con Colombia, respetando su ideología y proceso político; pero, esto no quiere decir que vamos a desistir de nuestras convicciones políticas de integración latinoamericana en los principios de independencia , de libertad , de soberanía y democracia. Ideales que auguramos, también, para ese querido  pueblo colombiano que vive en la represión, en el autoritarismo y en la exclusión. Ambientes negativos  que, más temprano que tarde, deben desaparecer en la medida que se tome conciencia de los derechos humanos, de la necesidad y de la importancia de la organización popular y la toma del poder político y gubernamental en la línea de la militancia de izquierda , democrática y revolucionaria; y sobre todo, en los ideales de la Patria Grande y la integración latinoamericana. Ideales, cínica y demagógicamente condenados, por ese gobierno colombiano autoritario y esa oligarquía mantuana bicentenaria  y calificadas como políticas obsoletas e imposibles de implantar en estos tiempos modernos, donde “debe reinar, dizque, el libre comercio y la globalización”.

Se debe llegar el tiempo en que los intercambios económicos, comerciales y  tecnológicos de Venezuela, con Colombia se realicen, no por intereses económicos de ambas naciones, ni mucho menos por presiones o con una larga paciencia ejercitada  del gobierno venezolano por evitar un “descarrilamiento” , sino por principios de  soberanía, de complementariedad, de intercambio y de solidaridad.

Desde la ética y la moral del Socialismo a la venezolana, estamos más que confiados que el pueblo neogranadino, estará  unido en cuerpo y alma a los demás países latinoamericanos, no en base a la vulgaridad del comercio capitalista ni en base al chantajismo político, ni a las presiones de la violencia, sino en base a la integración , a la soberanía y a la independencia que nos enseñó Bolívar que volvió a “despertar”; solo falta un corto lapso de tiempo para que el pueblo colombiano  termine de despertar y se cumpla también la profecía de Neruda en las tierras del recordado líder Jorge Eliécer Gaitán

No obstante, nosotros, hijos de Bolívar , no olvidemos que siempre estamos amenazados por vivir en una “tierra de gracia”. Por eso, estar ALERTA y RODILLA EN TIERRA porque la traición de Santander sigue encarnada en aquel gobierno neoliberal y  en aquella raza mantuana neogranadina bicentenaria; y, porque la ambición de Páez también sigue  agazapada, esperando el momento  oportuno de dar el zarpazo en estos lares de la tierra de Chávez; todos protegidos por las alas de una  águila siniestra que alimenta siete polluelos asesinos, llamadas bases militares, asentadas en Colombia; y otros tantos, ubicados en  Curazao, Panamá y Las Malvinas, listos a repetir, sin ningún escrúpulo, lo que hicieron en Irak y en Libia. Y todo esto, por la escalofriante y doble razón: “Necesitamos ese petróleo”…”No aceptamos ningún comunismo en Latinoamérica”.

En síntesis, Venezuela y Colombia somos hijos del Libertador Simón Bolívar, juntamente con Bolivia y Ecuador y con un destino ineludible: ¡ser la PATRIA GRANDE en la independencia, la libertad, la fraternidad, la participación y la soberanía nacional; pero vivimos la tragedia humana de la ambición y la traición. Solo la Providencia Divina, que guió los pasos de Nuestro  Padre Libertador  Simón Bolívar y de Nuestro Comandante Hugo Chávez Frías puede leer el futuro y ver  la claridad del  horizonte donde se logra el máximo bienestar de nuestra sociedad y la Trascendencia de nuestro futuro.

Atentamente,

___________________________

Gilberto Giraldo Vergara

C. I. 11 235343

0416 4026617

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s