“No podemos seguir siendo panfletarios, debemos llegar más allá de la izquierda”

ENTREVISTA

MIGUEL ÁNGEL MARIÑO CANDIDATO DEL GRAN POLO PATRIÓTICO A LA ALCALDÍA DE EL HATILLO

.

CiudadCCS 26/08/13.- Hay una percepción, sobre todo del otro lado de la ciudad, de que El Hatillo es un solo bloque, una sola clase social y una sola tendencia política: gente con dinero y antichavista. ¿Qué tiene eso de cierto?

—Para responder esa interrogante hay que preguntarse primero quién coloca las etiquetas de clase social. Yo creo que el discurso que han manejado las transnacionales desde hace muchos años ha penetrado demasiado en la manera de pensar de la gente. Ese discurso hace artificial la relación entre los seres humanos, crea ruidos. El Comandante Chávez fue el único que logró romper ese manto imaginario y nos dejó abierta la puerta para que vayamos limpiando esos ruidos. Hago esta introducción para explicar que estadísticamente en El Hatillo hay 80% en contra de la Revolución, pero nosotros sabemos que de ese 80% solo 15% son activistas y militantes de la oposición. El otro 65% son esas personas que están atrapadas en los códigos occidentales del ser y viven bajo el yugo del “coco”, de los miedos que les han implantado. Por cuestiones del destino, por pasión, por sensibilidad, por creencia, nosotros tenemos que trabajar sobre ese 65% de personas que necesitan, más que cualquier otro, que vayamos a tocarle el corazón, que los liberemos del miedo. Cuando lo logremos entenderán que lo que hemos estado haciendo durante estos años es para el bienestar de todos. Depende mucho del lenguaje que manejemos, no podemos seguir siendo panfletarios. El Comandante dijo en un momento que era necesario ir más allá de la izquierda. Yo me quedé fascinado con esa frase y nosotros tenemos la gran responsabilidad de aplicarla. Vamos a emprender esa lucha hermosa de ir más allá de la izquierda porque solo así puedes ubicar exactamente quién es el enemigo de la felicidad, de la convivencia ciudadana, de las esperanzas y de los sueños. En la clase media no están los verdaderos enemigos, ellos están manejados por esos conceptos prefabricados para dominarlos. Tú ves acá gente que sus papás son de Cúpira o de los Valles del Tuy. Son personas que lograron, con su trabajo, montarse en unos realitos y comprar un apartamento por aquí, y entonces, ese manto que manejan los medios los presiona para que se olviden de su origen, de la realidad de donde vienen. Que yo sea candidato es un reconocimiento a ese origen popular del que venimos todos.

—Le hago la misma pregunta que a Titina Azuaje, candidata revolucionaria al municipio Chacao: ¿qué puede ofrecerle la Revolución a un habitante de El Hatillo si se supone, al menos eso es lo que se dice, que vive en una tacita de plata?

—En principio, no ofrezco nada. Lo que sí puedo decir es que a través de esta alcaldía bolivariana, conmigo a la cabeza como vocero de todos los hatillanos, vamos a garantizar los recursos del Gobierno Nacional, cosa que no pueden hacer los demás porque están empeñados en una pelea constante e infantil con la Revolución. Podemos garantizar que todas las políticas públicas del Ejecutivo nacional van a llegar por fin a El Hatillo para darles condiciones de vida dignas a todos sus habitantes por igual. Vamos a ponernos en sintonía con la realidad del país, porque El Hatillo tiene 14 años atrasado, desfasado de la nueva Constitución. Aquí casi que vivimos en la Constitución del 61. Nosotros vamos a poner al municipio en sintonía con este país que es vanguardia, generador de nuevas políticas para el mundo. Venezuela le ha demostrado al mundo entero que es posible vivir con dignidad, con armonía, en paz. Basta ver las noticias del mundo entero para saber que esos son unos bienes muy escasos.

—¿Por qué se ha fracasado en los intentos anteriores en este municipio?

—Esa pregunta tiene muchas respuestas, pero quizá lo más importante es que no había llegado el momento, no estábamos preparados emocional y espiritualmente. Ahora hemos crecido y llegó la hora de que El Hatillo se libere, la hora de que todos los hatillanos salvemos al municipio.

—En El Hatillo, durante todos estos años, ha ocurrido una situación peculiar: no ha gobernado la nueva derecha, sino la vieja. Parece que la gente de acá vota más por AD y Copei que por los partidos que ya los han sustituido en otros escenarios. ¿Por qué será que ocurre eso?

—No quiero contradecir ese análisis porque en líneas gruesas es así, pero debe saberse que en las últimas elecciones gana AD pero gracias al apoyo y la alianza con Primero Justicia, y quien está dando la cara es la misma derecha con cara más joven. De todos modos tienen el mismo objetivo y el mismo sentido, están aburguesados en su manera de ver el mundo y por eso creen que la mayoría del país existe para servirle a la minoría, no han entendido que lo que debe pasar es que todos nos demos las manos, nos querremos, nos ayudemos.

—Usted ha trabajado por muchos años en el plano cultural. ¿Cómo responde la clase media a las iniciativas en ese campo, sabiendo que es un sector muy enajenado culturalmente?

—Responde bien… Es delicado lo que voy a decir, pero es verdad: los que no han estado a la altura han sido los cuadros medios encargados del abordaje del municipio para establecer las políticas del Gobierno Nacional. Es como el chiste viejísimo del tipo que se accidenta y va a pedir prestado un gato a una casita que se ve a lo lejos, pero va psicoseado, convencido de que no se lo van a prestar… Si tú vienes a esta clase media fichándola previamente, clasificándola, etiquetándola, sin entender la complejidad del alma humana, te estás negando a ti mismo la posibilidad de entrar. Insisto: ese 65% lo que necesita es que nosotros lo querremos, que le hagamos entender que no deben tener miedo. Ahí es donde ha estado la falla. Algunas veces le llegamos a la gente desde la rabia y lo que generamos es una reacción defensiva. Debemos llegarle desde el amor, con madurez emocional.

—¿Cómo se puede implantar ese discurso a una escala municipal y con el tiempo contado, cuando hay un discurso nacional que, en muchos sentidos, es contrario?

—Ahí está el reto nuestro. Yo trato de apelar a lo mejor de cada quien, explicar que ese discurso nacional es nacional y tiene su razón de ser, pero que nosotros tenemos competencias específicas. Les digo que votando en El Hatillo en contra de la Revolución no van a cambiar el sentido que se ha dado al país en su conjunto porque esos son otros espacios. En cambio, lograr que se instale una alcaldía bolivariana va a incidir en lo más cercano e inmediato: los servicios públicos, la atención primaria en educación y salud. Les digo que no descarguen su rabia nacional acá, que no vean esto como un espacio para la catarsis psiquiátrica.

—Usted ha hablado del Consejo Municipal del Poder Popular ¿En qué consiste?

—Es muy importante. Tenemos la Constitución, hay seis o siete leyes del Poder Popular, tenemos los Consejos de Planificación Pública, pero aún hace falta pujar más para que el pueblo se empodere. Yo, como alcalde, iré generando las condiciones para llegar al estado comunal, que consiste en que la gente empiece a tener poder de decisión para la implementación de políticas en el municipio. Toda esa estructura legal es letra muerta hasta que alguien las interpreta, las reglamenta y las pone a funcionar. Es como todo en la vida: un destornillador sirve para reparar un artefacto, pero en manos de un criminal, puede servir para asesinar a alguien. Esos instrumentos legales, que son referencias mundiales sobre cómo se debe vivir en sociedad, están allí, adormecidos. A través del Consejo Municipal del Poder Popular las activaremos, será el ente para legislar desde el pueblo.

—¿En qué consiste la idea del municipio agroturístico, ecológico y cultural?

—Cada palabra tiene un sentido. Es agro porque este municipio fue una región de producción de cítricos y café. Dejó de serlo para convertirse, en su parte norte, en un municipio dormitorio, mientras la gente del sur, de la zona rural, dejó de sembrar para ir a ser chofer o trabajar en el servicio doméstico de esos edificios. Son trabajos muy dignos, pero se abandonó la actividad productiva. Nosotros vamos a generar nuevas zonas productivas para que todo el mundo se sienta útil, se sienta parte de la sociedad. Claro, no es producción agrícola a gran escala porque no tenemos las extensiones de tierra útil para eso, pero podemos sustentar la actividad a través del fomento del turismo. Una cosa va con la otra. Para eso tenemos patrimonios muy importantes: por ejemplo, la primera planta de generación eléctrica de Venezuela, que está en El Encantado, actualmente en ruinas, hay que rescatarla porque es una belleza y va a generar sustentabilidad y sentido de pertenencia en esa comunidad. Servirá para el esquema de punto y círculo, que planteaba el Comandante, pues a partir de allí se generará una red de actividades socioproductivas para que la gente crezca, madure intelectualmente y sea parte de la comunidad productiva. También están los petroglifos que tienen una data de un mil 500 años. Tenemos un proyecto que desarrolla una ruta agroturística y cultural por las quebradas de Tusmare y Prepo, la fila de Turga, Los Naranjos rural, Caicaguana, La Tiama, La Culebra y La Libertad. La parte ecológica la vamos a desarrollar para cumplir con el quinto objetivo del Programa de la Patria. En lo cultural, vamos a convertir El Hatillo en el epicentro cultural de toda Caracas. Aquí tenemos de todo tipo de cultores, artesanos, luthiers, músicos, pintores, compositores, actrices, actores… y no solo los originales de acá, sino también muchos que se han mudado para acá y tienen formación académica, especialistas en muchas disciplinas.

—Si se observa el municipio en Google Maps, observa que lo que antes eran bosques cerrados ahora son peladeros. Se entiende que esas grandes devastaciones son lugares donde se construyen nuevos urbanismos. ¿Qué tan importante es ponerle freno a esa urbanización voraz?

—Es lo más importante, lo más inmediato. No es un proyecto para después. Si no llegamos a la alcaldía, El Hatillo se acabó. Eso es algo que debe tenerlo claro la gente. Si usted vota por la derecha, el municipio queda destruido. La derecha tiene proyectadas urbanizaciones para darles cabida a más de 420 mil habitantes adicionales en los próximos tres años. Eso significa un colapso en un municipio cuya red de aguas servidas ya no funciona, un municipio que no tiene vialidad. En Corralito están haciendo un proyecto de ocho torres, y la gente que vive por ahí ya tiene problemas graves de agua potable porque las tuberías son rurales, de hace 50 años. Nosotros tenemos que parar eso y lo vamos a lograr porque vamos a tener el brazo fuerte del Estado. Se necesita esa gran fuerza, porque allí está la corrupción desde todos los puntos de vista, incluyendo los negocios de los que lavan dinero proveniente de fuentes ilícitas. La garantía de nosotros, como Gobierno Bolivariano es que vamos a parar esa devastación y vamos a ir a una discusión profunda del Plan de Ordenamiento Urbanístico del Municipio. Va a ser una lucha intensa que tendrá que llegar a los tribunales y a todas las instancias del Estado. Yo sé que lo vamos a lograr porque mucha de la gente que se mudó para acá se ha dado cuenta de que si este municipio sigue en manos de la derecha, pronto dejará de ser ese lugar que ellos soñaron. La única forma de que El Hatillo siga siendo ese lugar es que Miguel Ángel Mariño sea electo alcalde el 8 de diciembre.

____________

Pueblo contra avaricia

La entrevista se desarrolla en la pequeña Plaza Bolívar de El Hatillo. Allí, un Simón en estatua pedestre mira hacia la iglesia de Santa Rosalía. Miguel Ángel Mariño llega resoplando y cojeando ligeramente. El aliento alterado es porque viene “de allá abajo, de la casa de mi mamá”. La cojera es la secuela de un desgarramiento del tendón de Aquiles. “Ya estoy mejorando, pero sigo punto y coma”, bromea.

Es sábado en la mañana y la localidad apenas se despereza. Todavía no ha llegado la marabunta de compradores y comensales del resto de Caracas que aparecen por allá los fines de semana. Hay sabor a pueblo.

Pasa por la plaza el percusionista cubano Antonio Vásquez, quien fue refuerzo del mítico Trío Venezuela a principios de los 60. Aúpa al candidato y suelta una confidencia con inconfundible acento antillano: “Este hombre canta bonito y toca, una vez hasta hicimos un dúo, él con la guitarra y yo con mi bongó, díganle que les cante algo para que lo comprueben”.

Pasa luego un señor cargando con varios vasos de café marrón. Se detiene y en tono de confidencia aúpa al candidato: “Yo lo felicito por consecuente y por valiente, y le digo que con este poco de bates quebraos, el chance es evidente”. El espontáneo analista político se refiere al hecho de que la contrarrevolución tiene once aspirantes a la alcaldía.

Mariño dice que las ambiciones están desatadas porque El Hatillo es “el lomito de Caracas” y esta gente quiere el poder municipal para picarlo y venderlo bien caro. No culpa por eso a las personas individuales, sino al sistema. “El problema es la avaricia. Le han metido en la cabeza a la gente que será más feliz si tiene más billete, pero resulta que eres más feliz y más útil cuando te conoces a ti mismo y entiendes cuál es tu función en la vida”, filosofa este caraqueño que hoy precisamente cumple 46 años de edad y es militante del partido Redes, integrante del Gran Polo Patriótico (GPP).

Porque no culpa a las personas, se vacuna a sí mismo. “El sistema está diseñado para que uno se aburguese, para atraparte. Te eligen concejal o alcalde y empiezas a sentirte importante. Te crees único. Ese es el gran error: en vez de sentirse importante hay que sentirse parte. Yo me voy a cuidar de eso porque soy humano y también puedo sucumbir. Por eso voy a gobernar acompañado de los consejos comunales, para que no me permitan separarme del pueblo. No voy a dejar de ser lo que soy: pueblo”.

_____________

Cosas de campesino

>“No voy a luchar por los intereses de un pequeño grupo ni por los míos. No quiero volverme millonario, ya pasé mis 15 minutos de fama, ya no tengo problemas de apariencia. Solo espero estar a la altura del compromiso que tengo para lograr la mayor suma de felicidad posible para todo el mundo. Yo represento lo mejor de la Revolución, lo más noble, porque no soy yo sino todos los hatillanos”

>“De niño decía que quería ser alguien. Tuve la dicha de estar en este municipio donde se ven todos los contrastes. Esto era un pueblo campesino. Aquí teníamos los caballos en la Plaza Bolívar y jugábamos metra. Mis primeros trabajos fueron en la faena del campo, arrancar yuca, limpiar ñames, cargar sacos de mandarina, sacarle la tiña a los árboles, criar caballos, conejos. De ese tiempo me quedaron callos en las manos (los muestra, pide que el interlocutor los toque y sí, de verdad, los tiene)… son de esa época porque hace muchos años que no hago ese tipo de trabajo. Por eso cuando el presidente Maduro y Jorge Rodríguez dijeron que yo era el candidato campesino, me sentí tan orgulloso… porque yo vengo de allí, de sentir el trabajo fuerte del campo. Yo salía de la escuela Cajigal y me iba a la hacienda de los señores Guevara a trabajar el monte. Era una manera de sentirme independiente y de ayudar a mi mamá”

>“Empecé a entender los contrastes sociales cuando me di cuenta de cómo actuaban las familias campesinas cuando llegaba gente en buenos carros… se empeñaban en sacar lo mejor que tenían: que si la ropa dominguera, que si la vajilla que nunca usaban ¡y había que portarse bien!… Esa fue mi base para entender cuál es el problema de la clase media”

>“La gente dice que la política es lo más feo y lo más horrible. Discrepo por completo, creo que es el arte más hermoso y difícil, es establecer los mecanismos de la convivencia humana”

>“La vida es algo hermoso y sencillo, quienes la hacen difícil, complicada son aquellos que quieren manejar a la sociedad para su provecho”.

FOTOS: YESIREÉ BLANCO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s