Antiterrorista cubano pide al mundo atar cintas amarillas en señal de solidaridad

cinta amarilla

Caracas, 06 Sep. AVN.- Antonio Guerrero, uno de los antiterroristas cubanos aún presos en cárceles de Estados Unidos, pidió desde la penitenciaría donde se encuentra atar cintas amarillas en señal de solidaridad y esperanza por el regreso a su patria.

A pocos días de que se cumpla el aniversario 15 de injusta prisión, Guerrero se sumó mediante la poesía a la convocatoria lanzada por su compañero René González para atraer la atención sobre el caso a través de esta iniciativa de las cintas amarillas, con un significado particular para el pueblo estadounidense.

La cinta amarilla es un tradicional símbolo para el pueblo estadounidense, basado en una legendaria canción de amor que relata que un hombre a punto de salir de la cárcel le pide a su novia que “si aún lo quiere, si aún lo espera, ate una cinta amarilla en un árbol”, explica Prensa Latina.

Esta legendaria canción sirvió de inspiración para que Guerrero escribiera un poema que invita al mundo a recordar a los cuatro cubanos que aun permanecen encarcelados en Estados Unidos.

Desde cuba, por televisión nacional, René González, quien también fue apresado en Estados Unidos y liberado luego de cumplir condena y renunciar a su ciudadanía estadounidense, exhortó a los cubanos a llenar el país de cintas amarillas este 12 de septiembre, cuando se cumplen 15 años de lo que considera un injusto encarcelamiento.

En 1998 fueron arrestados en Miami René González, Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar, Antonio Guerrero Rodríguez y Fernando González Llort, mientras monitoreaban desde Miami movimientos y actividades de individuos y grupos violentos dedicados a planificar actos terroristas contra Cuba y fueron acusados de espionaje por el Gobierno norteamericano.

A continuación el texto del poema Ata una cinta amarilla, de Antonio Guerrero:

Bajo la lluvia del tiempo,
entre nuestras dos heridas,
por donde viene la luz
ata una cinta amarilla.

En el balcón de tus sueños,
en el árbol de la esquina,
en tu puerta que es mi puerta
ata una cinta amarilla.

Para que la vea el mundo
como una flor extendida,
a la punta de una estrella
ata una flor amarilla.

Aunque sé cuánto me amas,
cuánto es tu vida mi vida;
aunque bien sé que me esperas
ata una cinta amarilla.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s