El capitalismo se derrota con Socialismo

 Nicolas-Maduro_

.

Presidente Maduro: en las esencias nos jugamos todo

Por: Martín Guédez

 

En medio de una enorme crisis del sistema capitalista, con un proceso electoral vital en puertas signado por una brutal conspiración contra el pueblo la Revolución Bolivariana debe prepararse con todas sus fuerzas a resistir desde sus esencias. La resistencia frente a los embates de la bestia herida sólo podrá librarse con éxito si los valores y principios más auténticos de la propuesta revolucionaria y socialista animan y dan cuerpo a la batalla. No hay otra forma camarada Presidente, si los cimientos no son sólidos en vano se afanarán los albañiles, esto lo dijo Jesús nuestro primer camarada como lo cantaba el panita Alí Primera.

Nuestros cuadros, misioneros o vanguardia revolucionaria –que al fin es todo lo mismo- deben estar profundamente preparados ideológicamente y profundamente comprometidos con los valores de vida del humanismo socialista para contagiar esos valores y principios que inexorablemente se comunican desde el contacto como la gripe según nos decía Albert Camus. Al tiempo que colocamos los ladrillos para la construcción del edificio de la economía socialista, debemos ir trabajando sin descanso en la formación de ese hombre nuevo que encarne sin desvíos ni retrocesos el cambio a la sociedad nueva, al final serán la mujer y el hombre quienes darán rostro, corazón, músculo y huesos a ese mundo nuevo.

Veamos: la pobreza de espíritu es la mayor revolución interior que debe operar en el corazón del hombre viejo en su tránsito hacia ese hombre nuevo. Es ese ir encontrando la felicidad en ser generosos, desprendidos, solidarios y buenos. Es la renunciación feliz a la tentación de dominio sobre las personas o las propiedades tan naturales en la vieja sociedad capitalista. Es encontrar en el cumplimiento del deber social el gozo de ser libre. Libre y señor especialmente de uno mismo, del interés propio, de la vanidad, de la soberbia, de los proyectos que no beneficien al colectivo. Libre de acumular tesoros que esclavicen.

 

A esta transformación interior usualmente respondemos pasándole por encima con prisa, con displicencia, postergándola para “cuando sea necesario” Craso error camarada Maduro, postergamos la decisión porque en muchos casos seguimos teniendo el corazón lleno de egoísmo, de soberbia, de protagonismo, de vanidad, de figuración y de insufrible narcisismo. Postergamos el combate interior entre ese hombre viejo y la nacencia del nuevo porque los vicios continúan dominándonos en lo esencial. Acaso no lo sepamos, quizás no le demos importancia, pero de esta forma estamos fatalmente inhabilitados para abrir espacio a las condiciones espirituales y concretas que alumbrarán al socialismo. Sin saberlo, quizás, somos en esencia radicalmente contrarrevolucionarios.

 

Ser socialista significa estar comprometido –felizmente comprometido, ni de mala gana ni de cualquier manera- en cuerpo y alma con un mundo igualitario y justo. Significa trabajar con humildad en la transformación –en primer lugar- del hombre egoísta y viejo que llevamos dentro. Significa tener repugnancia por las “mieles” y privilegios propios de la vida burguesa no porque sean  “amargos” sino porque son injustos. Significa irse muriendo al hombre viejo y parirse de nuevo (como el Nicodemo de quien nos habla Jesús en el Evangelio) Significa utilizar todos los medios a nuestro alcance para transformar la filantropía en justicia. Significa ensanchar el corazón y abrirlo de par en par al amor profundo por lo humano, por la naturaleza… por la vida. Significa, en fin, que la indignación se haga camino hasta desterrar la miseria, la injusticia y el terror de la faz de la tierra. Significa no descansar mientras haya una sola injusticia, un obrero explotado, un campesino sin esperanza, una mujer violentada o un niño sin escuela y hacer de esa misión personalísima nuestra Gran Misión de Vida.

No hay otra forma de experimentar el socialismo verdadero que siendo humildes y sencillos camarada Maduro. Hay que expulsar del corazón los prejuicios, los resentimientos viejos, los patrones de conducta egoístas para ir colocando, corazón adentro, los valores nuevos. El hombre nuevo es tarea personalísima, interna, profunda, desgarradora, dolorosa como todo parto, pero luminosa y llena de vida como todo parto también. Se nutre con lo que llega de fuera pero la esencia está en el interior del nosotros mismos. La teoría, la lectura, la experiencia viva y la ortopraxis en fin, nutren como el abono lo hace con la planta, pero el cambio siempre será interior, tiene que ser internalizado, profundo, sustantivo y esencial.

Ser de corazón socialista significa abandonar el apego a los criterios y patrones arraigados por años de manipulación ideológica capitalista, significa asumirse desnudo para emprender el camino sin retorno en pos del hombre nuevo. Significa sumergirse en ese mar del mundo nuevo sin equipaje, sin cálculos, dejándolo todo, comenzando por dejarse uno mismo. Significa valorar en cada acto el bien que éste causará a los demás sin calcular el aplauso, la lisonja o el bien que éste nos proporcione en lo personal porque detrás de ello estaría el peor de los envilecimientos.

Cuanto éxito se coseche y no sea útil a los demás, a los que más necesitan, terminará siendo una insufrible pantomima camarada Presidente. Ha llegado la hora de la revisión profunda, acaso dolorosa pero necesaria, la hora de revisar lo que estamos haciendo, cómo lo estamos haciendo, porqué lo estamos haciendo, para qué lo estamos haciendo y todo ello camarada Presidente sin anestesia ni sucedáneos. ¿Estamos construyendo socialismo?, ¿estamos dando al pueblo lo que es del pueblo?, ¿estamos construyendo en nosotros mismos el hombre nuevo?, ¿qué dicen nuestras acciones, nuestras palabras, nuestros gestos y nuestro modo propio de vida?, ¿Expresan el socialismo que predicamos? Ese es el desafío camarada Presidente.

La boca habla de lo que en el corazón abunda. Si nuestras palabras, nuestros gestos y nuestra conducta son excluyentes así está nuestro corazón. Sólo quien anida en su corazón amor, paz, resolución y firmeza puede ser libre de sí mismo y contagiar libertad y socialismo. El hombre bueno y sencillo estará siempre conforme con satisfacciones simples, tendrá unas manos siempre abiertas para darlo todo y darse a sí mismo. El noble de corazón buscará siempre el bien común sin que le cueste esfuerzo, de modo tan natural como su aliento. Sólo el hombre nuevo de corazón podrá contagiar –de nuevo como la gripe- la esencia del socialismo camarada Presidente.

¡CONCIENCIA Y COHERENCIA RADICAL! Nuestras primeras necesidades.

¡VENCEREMOS!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s