Libertad en el kiosco de Danilo Benedetti

En la Plaza la Castellana

 
YVKE Mundial/Ciudad Caracas

El señor Danilo Benedetti, primo hermano del reconocido escritor uruguayo, Mario Benedetti, es dueño de un quiosco en las adyacencias de la plaza La Castellana, su rincón representa un espacio de libertad y de respiro para aquellos que piensan diferente en esa zona que ha sido tradicionalmente de mayoría opositora. Medios de Comunicación como el Diario VeaCorreo del Orinoco y Ciudad CCS forman parte de esta ventana que se identifica con el legado del Comandante SupremoHugo Chávez.

Sobre la batalla desde su lugar de trabajo, en el que tiene que lidiar con el irrespeto a los derechos laborales de los quiosqueros, por parte de la Alcaldía de Chacao, expresó: “Yo decido, por razones individuales, colocarme al frente de este quiosco, tanto él como yo estamos legales. El motivo genérico de la lucha, sea por el quiosco, o sea por lo que sea, es como decía Mario Benedetti: ‘está en la resistencia y en la resolución de todo aquello que es imposición, prepotencia, que es alteración del orden natural de la propia naturaleza humana’”.

Con esta premisa de su primo, ha mantenido una lucha constante en la que defiende, ante todo, el pensamiento del Líder de la Revolución Bolivariana. “Yo estudié a Chávez, estudié sus proposiciones y, luego, estudié la trayectoria de su conducta y siempre me resultó un hombre completamente excepcional. Con valores, actitudes y capacidades nada comunes y con una intención de bien que sobresalía sobre todo el mundo”, aseguró.

Luego contrastó su admiración por el Gigante con los gobernantes de su país. “Yo quisiera ver en los últimos 120 años, un gobernante uruguayo que tuviera estas cualidades. De forma natural, fui siguiendo su conducta. Desde sus primeros movimientos, he tratado de colaborar y apoyar en lo que es este gran proyecto socialista”.

SÍ HAY VERDAD IMPRESA

Benedetti adquirió el quiosco hace 14 años en el que, originalmente, vendía chucherías y periódicos de circulación nacional. Destacó que al nacer Correo del Orinoco y el Diario Vea solicitó una mínima cantidad de ejemplares. Hoy en día, si recibe veinte, todos se acaban rápidamente y aseguró que si tuviera más, también se agotarían.

Con respecto al diario Ciudad CCS expresó que cuando vio que pasó por primera vez un motorizado con un paquete de ejemplares de este medio capitalino, “me dije: ‘Voy a llamarles, porque es necesario que, se esté donde se esté, todo el mundo se entere de todo. Hay que comunicar, hay que hacer llegar’. Entonces, le jorungué tanto la vida en aquel momento a Ernesto Villegas, que en algún momento dijo: ‘Bueno, ¿cuántos quieres?’”.

Con casi un año y medio ofreciendo Ciudad CCS, comentó que se ha encontrado con mucha gente que lo quiere. “Es obvio que hay aquellos que ni lo miran. Pero, en el primer mes, cinco personas lo buscaron y se empezó a difundir. Se ha creado un espacio, ahí donde todo estaba apretado”.

También contó sonriendo y a manera de broma que a aquellos compradores que pedían periódicos como El Nacional o El Universal, les daba de obsequio un Ciudad CCS. Contó que muchos lo rechazaban, pero “alguno lo miraba y se sentaba a leerlo con su tazón de café”.

La capacidad de observación, medición y análisis del señor Benedetti es una de sus cualidades. Asegura que si inicialmente se repartían cinco diarios, esto ha aumentado a una cantidad de 60 personas y eso lo cataloga como un avance. Ya identifica quiénes se lo llevan a escondidas y quiénes no.

DIRECTAMENTE A LOS HECHOS

“Me gusta Ciudad CCS porque es un medio en donde la generalidad de sus artículos y noticias son breves y concretas, es decir, el periodista no se deja llevar por su afán comentarista y va directamente a los hechos. Eso a mí me parece admirable, sobre todo porque yo he tenido, por años que calarme periódicos que están repletos de comentaristas, seres que comentan todo, en vez de averiguarlo todo”.

Por otro lado, destacó su calificación sobre el espacio de Participación. “He visto también que muchas de las denuncias son rápidamente canalizadas. No como lo que quieren decir estos idiotas… ¡Ah, disculpa!.., los periódicos comerciales, en no buscar la verdad, incluso inventan hechos que nunca existieron. Si un medio de comunicación lo usan para esto, no está cumpliendo su finalidad”.

EN BUSCA DE LA LIBERTAD

Benedetti vio la luz por primera vez en la ciudad de Montevideo, Uruguay, en el año 1940. Emprendió sus estudios básicos y luego se especializó en la carrera de Derecho en la Universidad Nacional.

Paralelamente hizo estudios pedagógicos y entraba de oyente en las clases de la Facultad de Humanidades y Ciencias, “lo que me permitió tener dos cosas: primero, empezar a tener una formación no tanto en la tarea instructiva, sino en la Educación y me permitió también, siendo muy jovencito, con 19 años, ir a un Concurso de Libre Oposición en el Consejo de Enseñanza Comunitaria”.

A partir de entonces lo habilitaron para dar clases en los liceos de la capital. Posteriormente fue profesor en la Universidad del Trabajo de Uruguay. Un poco antes de 1974, Benedetti vio la oscuridad que opacaba a la sociedad uruguaya con el inicio del régimen opresor de Juan María Bordaberry. “Yo llegué a Venezuela hace 40 años y llegué ¿cómo?: después de haber masticado el sabor amargo de una dictadura que comenzaba”.

Contó que un año antes de 1974, “se respiraba un aire enrarecido en Uruguay. Había algo en el ambiente social que lo estaba viciando. Ni sospechamos los uruguayos que habían manos extranjeras en ese plan que se descubrió 22 años después. Me dije: ‘No puedo seguir acá. No sé qué va a suceder después, pero esto no lo soporto’. Me fui para pelearla desde afuera”.

Comentó que antes de llegar a Venezuela, pasó por varios países, pero se quedó en esta tierra porque pudo fundar el Centro Integral para el Desarrollo de la Expresión de Lenguaje e Inteligencia, proyecto de formación que sigue vigente.

 

Recordar a Mario

En el instante en que Danilo Benedetti decidió escapar de la dictadura de Juan María Bordaberry en Uruguay, se produjeron separaciones familiares y cayó sobre su primo Mario Benedetti “la vigilancia, el control. Él tiene que huir a Buenos Aires por carretera hasta la orilla del río Uruguay, después cruzar en lanchón y devolverse porque ahí también comienzan las persecuciones. Había un cruce de las policías secretas, destinadas a liquidar todo líder izquierdista”. Dijo que su primo distinguía entre ese “ser humano de gabinete, de aquel otro que tiene una capacidad de responder ante la realidad”. También rememoró con cariño que “a Mario le gustaba mucho el dulce de leche. Un día se comió un pote completo (risas)”.

__________

Docencia y Derecho enfrentan los abusos por parte de la Alcaldía de Chacao

Danilo Benedetti, con su liderazgo y su animadversión a las injusticias, invierte parte de su tiempo en defender los derechos de los quiosqueros y otros puestos de ventas como los carritos de perro- calientes, floristeros, bisuteros, relojeros, entre otros, debido a que en ocasiones han sido víctimas de abuso por parte de funcionarios de la Alcaldía de Chacao, tras la llegada de Leopoldo López al gobierno local en el año 2000.

Para dar frente a la batalla, el también abogado y docente, creó la Sociedad Civil Sopecom 2001, con la finalidad de agrupar legalmente a todos estos trabajadores. “La policía local de la alcaldía está siempre visitando a los 135 dueños de quioscos, generando presión. Una mañana de 2009, un funcionario vino con una grúa y se llevó a 11 carritos de perrocalientes y los juntó todos en la plaza Brión. Ahí los retuvo; no hubo ni una orden escrita”.

Benedetti cuenta que esta situación tiene su origen en 2004, cuando en la alcaldía “surgió la idea de instalar nuevos quioscos que ‘ornamenten’ mejor al municipio. Para concretar este proyecto, firman un convenio con la empresa privada Consorcio Publicitario Urbano C.A., encargada de diseñar, fabricar e instalar 87 quioscos sobre la avenida Francisco de Miranda, en un principio”.

A partir de ese momento, la alcaldía deja de un lado a Sopecom 2001 y empieza a llamar individualmente a cada quiosquero y los fue persuadiendo para que aceptaran la donación de un nuevo puesto, es decir, tenía carácter gratuito el cambio de la estructura vieja por una nueva, según detalló Benedetti. “La ilusión cayó un año después, cuando se vio con qué facilidad se deterioraba la estructura y, a la vez, los ladrones hacían su agosto con ellos”.

Entonces decidieron tramitar la denuncia ante el Tribunal Supremo de Justicia, en 2008. “El juicio todavía dura, son cinco años y cinco meses que estamos esperando sentencia”, dijo.

Asimismo precisó que el objeto de la demanda se centró en “la nulidad absoluta del convenio realizado entre Leopoldo López y esa compañía publicitaria”.

Contó que por la vía del diálogo no encontraron respuestas y para el 2011 habían hecho 54 denuncias públicas en las que están incluidas cinco ruedas de prensa.

El otro trasfondo del contrato tiene que ver con la división de la propiedad en dos partes. “El módulo interno que es el espacio de adentro, con algunas repisas, es del quiosquero, pero toda la estructura externa es de la compañía publicitaria, es decir, mensualmente, cada quiosco le daba a la compañía 5 mil bolívares”.

“¿Cómo se puede separar un bien mueble de esta manera?”, se preguntó Benedetti y, luego, expresó: “Es obvio que los funcionarios de la alcaldía tienen un conveniente trato con la compañía publicitaria que instala los quioscos. Más de uno debe recibir un premio por ahí, así que cuando me tranque a puro puño con el Leopoldo, veníte a tomarme fotos (risas)”.

FACHADA IRREVERENTE

El quiosco de Danilo Benedetti resalta entre los demás de la zona. Tiene una fachada irreverente, contestataria, ataviado con imágenes artísticas, mientras que los demás están forrados con mensajes publicitarios.

Confesó que las pinturas sobre su espacio de trabajo tienen un significado. “Es una manera de no aceptar lo de ese funcionario soberbio, prepotente, que no escucha, que no entiende tampoco”. El quiosco, con sus distintas fachadas, “desde el pintado parejo, el grafiti y la pintura del artista Luis Bonilla, demuestra que no acepta ese tráfico que hace la Alcaldía de Chacao, la publicidad y el desgraciado de Leopoldo López”. CC

CRISTAL COLMENARES/CIUDAD CCS
FOTO CORTESÍA ALCALDÍA DE CARACAS/YESSIREÉ BLANCO/CIUDAD CCS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s