Comandante obrero, fallas en el guacho que le dan, son imperdonables

Raul Bracho2

Por: Raúl Bracho

.

Mi querido comandante presidente, sin ánimo alguno de tira piedra, sino más bien lleno de indignación le quiero enviar este breve mensaje que me tiene molesto los últimos días.

Como desempleado público que soy en este momento, situación que asumo con gran dignidad, considero un deber denunciarle las situaciones que últimamente se hacen costumbres en sus cadenas o transmisiones por nuestros medios públicos.

En mi último desempeño, en varias ocasiones ayudé a mi jefa, la entonces Ministra del poder Popular para la Salud, mi Coronela Eugenia Sader Castellanos, a organizar distintos eventos donde asistiría nuestro presidente Chávez. El rigor de su mando nos exigía cero errores en dichos eventos y no era nada fácil, pero se logró siempre. Mano dura de la Coronela en conciencia del respeto que la majestad de Chávez merecía. Yo le agradeceré siempre haberme entrenado para ser eficiente, para detectar fallas, para ser previsivo y para revisar incansablemente cada guacho.

He visto con asombro como en una de sus últimas cadenas se cometieron fallas terribles en el guacho que se le debe colocar en sus manos. Cambiar el nombre de un Vice Ministerio de su propio despacho y olvidar colocar nombres de vice ministros me hubieran costado el cargo bajo el mando de Eugenia.

Su carácter simpático no debe permitir, aun así, que estas fallas sigan saliendo al aire.

Errar es de humanos, es cierto, pero mandar y saber hacerlo es obligación para quien tiene mando. Estas “ligerezas” denotan irresponsabilidad, falta de capacitación, de seriedad y de compromiso de quienes tienen hoy en sus manos la imagen que nuestro mismo comandante Chávez delegó en usted..

Todos sabíamos que cualquier falla desataría la garganta de Chávez que tronando de molestia haría temblar las paredes de palacio.

Con todo el respeto que le debo y con el compromiso gigante por defender esta revolución amada, le sugiero no ser tan ligero ante estas irresponsables faltas de su equipo.

Chávez se hacía respetar por su incisiva perspicacia en los detalles, que a su decir, es donde está el diablo!!

 

¡Venceremos mi presidente!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s