Memorias de un venezolano en la decadencia – Odio

Por: Roberto Malaver / Aporrea
.

¡Pal carajo los enfermos! Salimos a manifestar el 12 de febrero, día de la juventud, y le caímos a coñazos a la sede de la Fiscalía General de la República, y de paso, hay tres venezolanos muertos que seguramente también fue producto de nuestras provocaciones y arrecheras. No ha llegado el carnaval y nosotros nos seguimos quitando la máscara de fascistas que tenemos todo el día. Mientras el chavismo hizo su marcha desde la Plaza O leary hasta la Pastora, entre cantos y bailes y alegrías, típico de la juventud de hoy, nosotros salimos a joder y a provocar y a demostrar que no solamente acaparamos alimentos, sino que además hemos venido acaparando kilos y kilos de odio, y por eso escribimos en twitter que queremos matar chavistas y Tupamaros y todo lo que huela a socialista y le mentamos la madre a todo el mundo, porque ya perdimos la vergüenza.

Seguimos creyendo que el pueblo es bolsa y que lo podemos seguir jodiendo como lo jodimos en los 40 años de democracia representativa. El odio que cargamos encima es porque estos marginales tomaron el poder y eso es lo que queremos nosotros, porque nosotros somos los únicos dignos de estar en el poder, porque para eso nos educaron, y no perdonamos que estos bichos de uñas nos hayan arrebatado el poder así sea electoralmente. Mientras tanto, vemos como Leopoldo –cheque Pdvsa- López sale a gritar que tomemos las calles porque este gobierno nos estafa y es corrupto y no aplica la justicia, y qué bolas, y lo dice con toda la libertad del mundo pero se queja de que no tiene libertad.

Y lo peor es que por allí hay pendejos y pendejas nuestros que envían los artículos de aporrea a los chavistas para ver si los convencen de abandonar el chavismo, y lo que no saben es que pareciera que los chavistas se pusieron de acuerdo para hacernos leer aporrea y para que enviemos sus artículos por las redes sociales, porque de paso, eso es una demostración de que nosotros somos unos incapaces del carajo, porque no sabemos decir lo que esa gente dice.

Ya en la casa, Margot se sentó al lado de su papá y empezó a leerle los tweets que habían escrito nuestros compañeros, y le dijo:”Mira viejo lo que dice esta Carolina Bog: “Volvimos mierda a la fiscalía”. Y cada uno de esos tweets reflejaban el odio que tenemos acaparado, y a medida que Margot le leía esas cosas, el viejo se iba arrechando, hasta que se puso de pie y se fue al cuarto, tomó la puerta y dijo: “Estamos bien jodíos”, y le metió un coñazo a la puerta tan duro que todavía, hoy en la mañana, están sonando las alarmas de los carros de los vecinos.

– Yo sé bien que estoy afuera. – Me canta Margot

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s