(VIDEOS) Gigantesca marcha conmemoró la unión cívico-militar que rescató a Chávez

Nota de NB.:     Se supone que en una democracia el poder proviene de la soberanía popular. Tanto la conformación del Estado como la de los organismos que de él dependen derivan de la misma fuente. Así, el ejército cumple con la función que le otorga el Estado para defender la soberanía y dar seguridad a los habitantes de un país. Desde luego que pueden ocurrir aberraciones según sea el ejército o una facción los que ocupen ilegalmente el poder, de acuerdo a lo visto anteriormente. Pero, como también hemos mencionado, podría suceder el caso extremo en que el pueblo decidiera cambiar ese tipo de Estado y ese tipo de leyes es decir, ese tipo de sistema. Al pueblo incumbiría hacerlo no pudiendo existir una estructura estatal y un sistema legal por encima de aquella decisión. Sin duda que las cartas fundamentales de muchos países contemplan la posibilidad de que ellas mismas sean modificadas por decisión popular. De esta manera podría ocurrir un cambio revolucionario en el que la democracia formal dé paso a la democracia real. Pero si se obstruyera esta posibilidad se estaría negando el origen mismo de donde brota toda legalidad. En tal circunstancia, y habiéndose agotado todos los recursos civiles, es obligación del ejército cumplir con esa voluntad de cambio desplazando a una facción instalada, ya ilegalmente, en el manejo de la cosa pública. Se arribaría de ese modo, mediante la intervención militar, a la creación de condiciones revolucionarias en las que el pueblo pone en marcha un nuevo tipo de organización social y un nuevo régimen jurídico. No es necesario destacar las diferencias entre la intervención militar que tiene por objetivo devolver al pueblo su soberanía arrebatada, con el simple golpe militar que rompe la legalidad establecida por mandato popular. En orden a las mismas ideas, la legalidad exige que se respete la demanda del pueblo aún en el caso de que éste plantee cambios revolucionarios. ¿Por qué las mayorías no habrían de expresar su deseo de cambio de estructuras y, aún, por qué no habrían de tener las minorías la oportunidad de trabajar políticamente para lograr una modificación revolucionaria de la sociedad? Negar por medio de la represión y la violencia la voluntad de cambio revolucionario compromete seriamente la legalidad del sistema de las actuales democracias formales.

Silo / 8va Carta a mis amigos / 1993

Por: VTV / TeleSUR / HispanTV / Aporrea

Credito: Aporrea.org

 

 

 

13 de abril de 2014.- El 13 de abril de 2002 Venezuela vivió una experiencia que pocos pueblos pueden contar con sus propias palabras. Dos días antes, un grupúsculo militar apoyado por poderosos empresarios, miembros de las cúpulas partidistas y gremios de trabajadores arrodillados a los intereses patronales, armó una conspiración que le sirvió, solo por algunas horas, para asaltar Miraflores tras secuestrar al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez.

El Día de la Milicia Bolivariana se conmemora la Unión cívico-militar que rescató a Chávez. Según Decreto Presidencial Nro. 7.362 de fecha del 12 de abril de 2010, se estableció como memoria histórica de aquél 13 de abril de 2002, cuando se suscitó el rescate del hilo constitucional, producto del golpe de Estado que propinó la burguesía al gobierno bolivariano, donde en franca comunión entre pueblo en armas y Fuerza Armada, en una unión indisoluble restablecieron el orden constitucional.

Este significativo e histórico hecho permitió la génesis de la Milicia Bolivariana, cuerpo especial organizado por el Estado venezolano, destinado a complementar la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en la defensa integral de la nación, para contribuir en garantizar su independencia y soberanía, por ello, se le otorga Día de Júbilo Nacional, como día de la Milicia Bolivariana, del Pueblo en Armas y de la Revolución de Abril.

Golpe barrido

“Hace ocho años hubo un acontecimiento que hasta donde sepamos no tenía precedente en la historia ni de América Latina, ni del Caribe, ni del mundo. Una especie de milagro ocurrió aquí. Un golpe fascista, con las naves de guerra del imperio yanqui ahí mismo (…) las cúpulas políticas, económicas, con todo su poder acumulado (…) un grupo de traidores que llevaron el uniforme glorioso de la Fuerza Armada Bolivariana coligados con la burguesía, con el imperio. Toda esa fuerza junta se lanzó implacable contra el pueblo venezolano, contra el Gobierno Bolivariano, y sin embargo, en menos de 72 horas el pueblo de Bolívar barrió aquel golpe fascista y al imperialismo yanqui y todas sus fuerzas concentradas en Venezuela”.

Esas fueron las palabras expresadas por el presidente Chávez el 13 de abril de 2010 desde la avenida Bolívar en Caracas, cuando fueron juramentados 35.000 milicianos con motivo de la celebración del Día de la Milicia Bolivariana, del Pueblo Armado y de la Revolución de Abril.

Esa gesta histórica que rescató a Chávez y que sirvió para afianzar la Revolución Bolivariana, es motivo para que cada 13 de abril se celebre el aniversario del heroísmo cívico-militar que restituyó la República y abatió, en ese momento, las pretensiones de la derecha y del imperialismo de apoderarse de las riquezas venezolanas.

.

.

.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s