Instalada antena número 5 mil conectada al satélite Simón Bolívar

SE ESTIMA que hay más de 3 millones y medio de beneficiarios directos del referido satélite en materia de educación, seguridad y defensa, energía y petróleo, alimentación, poblaciones remotas y salud


(Foto: Archivo)

En el marco de la inauguración de la Escuela Nacional Bolivariana “Laguna de Sinamaica” en el estado Zulia, el cual albergará 403 niñas y niños de los pueblos indígenas, se realizó la instalación de la antena número 5 mil, que estará conectada al satélite Simón Bolívar, lo que facilitará la conexión a internet en la referida zona.

Por su parte, el ministro para Ciencia, Tecnología e Innovación, Jorge Arreaza, indicó que desde el lanzamiento del satélite Simón Bolívar en el 2008 se han desplegado por el Seguir leyendo

El “Simón Bolívar” ya en el espacio de nuestra Integración

Imagen tomada de Wikipedia
Waldo Munizaga – aporrea
03/11/08
Como era de esperarlo la noticia de la puesta en orbita del satélite espacial venezolano SATVEN I, mejor llamado Satélite “Simón Bolívar”, ha dejado a muchos prácticamente amargados apostando y ligando el fracaso con ganas de que se repitiera lo amargamente sufrido con el triste y doloroso episodio del challenger en el año 199?.
En estos momentos cuando el “Simón Bolívar” ya se encuentra buscando su orbita estacionaria donde deberá de cumplir la misión de paz de impulsar la integración latinoamericana, nuevas oportunidades despegan para que los provechosos y oportunos adelantos tecnológicos disponibles por nuestra contemporaneidad nos permitan reconocernos desde nuestras propias y originarias raíces de nuestra identidad.

Imperioso y urgente venía siendo para nuestros pueblos que los respectivos espectros radioeléctricos pudiesen algún día estar verdaderamente al servicio de promover y transmitir la creación cultural y artística de nuestras propias verdades. Impulso y garantía para que el imaginario creador de nuestro genuino y contestatario valor tenga la suficiente autonomía y libertad de expresión para competir, en igualdad de oportunidades y de condiciones, con los cancerígenos refritos del extranjero.

Inocente o no resulta llamativo que un día después del importante acontecimiento la página Web de correo electrónico Hot Mail bajo el encabezado del exitoso acontecimiento ilustrara la noticia con una fotografía premeditadamente en posición invertida, claramente dando la impresión como si el cohete hubiera tomado un rumbo catastróficamente nefasto.

El escozor principal viene justificadamente fundado ante la aseveración de que el “Simón Bolívar” servirá para impulsar el socialismo en la región. Socializar y democratizar el acceso de las telecomunicaciones a los sectores más distantes y marginados resulta nada alentador y conveniente para quienes habiendo hegemónicamente capitalizado el dominio absoluto de esta primera herramienta de la tecnología moderna, deciden exclusivamente bajo sus propios intereses expansionistas que es lo mejor para nosotros y para el papel que debemos sumisamente cumplir dentro de su Mercado Global. Irónicamente entreteniéndonos e informándonos a partir sobre nuestra supuesta condición subdesarrollada y tercer mundista.

El descalabro financiero capitalista internacional deja de antemano prever quienes terminarán pagando los platos rotos. La implementación de esta pretensión les requerirá un descomunal esfuerzo mediático tendiente a sofocar los esperados brotes de descontento que incuestionablemente surgirán. Hasta ahora tal ha sido su capacidad y dominio sobre su población que incluso el candidato republicano John MCcain aun se haya con probabilidades reales para la presidencia de ese país, sorprendentemente sorteando todo posible y esperado voto-castigo del pueblo norteamericano.

Definitivamente el “Simón Bolívar” ha llegado a una muy buena hora. A partir de unas pocas semanas los pueblos latinoamericanos tendrán la oportunidad de ver el lado oculto y verdadero del capitalismo. Verdaderamente informarse sobre de qué manera sus gobiernos particularmente enfrentan una crisis exclusivamente nacida por la avaricia de los ricos y poderosos, y que por sus consabidas artimañas pretenderán que desvergonzadamente sea pagada por los más desposeídos del mundo.

waldomunizaga@hotmail.com

Pasquines de circulación nacional continúan desvirtuando el impacto del Satélite Simón Bolívar


Aporrea / MinCI – aporrea
31/10/08
Pasquín Tal Cual

Pasquín El Nacional

Pasquín 2001

31 de octubre 2008. – Este viernes los periódicos El Nacional y 2001 reseñaron en la sección de sucesos, que fueron víctimas del hampa las personas que observaban el lanzamiento del satélite venezolano desde la plaza los Saberes de la torre ministerial, en la esquina El Chorro de Caracas. Dichas informaciones se presentaron sin testimonios que las sustentaran.

Empeñados en desvirtuar los logros del Gobierno venezolano, algunos medios de comunicación privados continúan su guerra mediática en contra de uno de los hechos más importantes para la historia de Venezuela, el lanzamiento y puesta en órbita del Satélite Simón Bolívar.

En el segundo día, luego del lanzamiento, el Venesat-1 ocupó la sección de sucesos en los diarios El Nacional y 2001, los cuales reseñaron sin fuentes, ni testimonios que sustentaran la información, que los espectadores que disfrutaban del evento en la esquina El Chorro fueron víctimas del hampa.

Esto en referencia a la actividad que congregó a una multitud de personas frente a una pantalla gigante que se colocó en la Plaza de los Saberes, ubicada en la planta baja de la torre donde funcionan los ministerios de Ciencia y Tecnología, Educación Superior y de Comunicación e Información, para observar paso a paso el lanzamiento del Satélite Simón Bolívar.

Parte de la nota de El Nacional dice “a medida que la gente iba llegando, los pillos se confundieron con la multitud y comenzaron a hacer de las suyas. Al final de la transmisión fue cuando las víctimas, en su mayoría mujeres, se percataron de que fueron objeto del hampa”.

Mientras, el 2001 reseñó “arrebataron carteras, relojes y hasta con una navaja cortaron bolsos, para así sacar el dinero de las personas allí aglomeradas”.

Reiteramos que en ninguna de las dos notas se menciona la fuente de esa información, lo que llama la atención y, mucho más, cuando ese 29 de octubre un equipo de prensa de este Ministerio, interesado en conocer la opinión de los asistentes al mencionado acto, recabó diversos testimonios que mostraron la emoción que les produjo este hecho inédito, ninguno de ellos informó sobre irregularidades de este tipo.

Las abiertas descalificaciones de Tal cual
A los dos ejemplos anteriores, se suma el Diario Tal Cual, que a manera de título colocó en su primera página letras o símbolos del abecedario chino que dan paso a un artículo de opinión, cuyo autor se pasea por una serie de juicios de valor para descalificar el hecho de que Venezuela cuente con un satélite propio.

Al referirse al nombre del satélite, el autor comienza afirmando: “A uno le da pena que el Padre Libertador lo mire desde el cielo en un tiempo en el que Venezuela está como tan desarreglada”. Para afianzar esa idea de país, agrega otros elementos: “solo espero que no trabaje con luz eléctrica de nuestra patria, porque no quiero ni imaginar un apagón y ese bicho viniéndose encima”.

Los señalamientos del autor también llevan inmersa la intención de generar duda en la población: “el próximo 23 de noviembre este satélite nos observará desde el espacio para ver cómo votamos”.

A estas mentiras, el autor le agrega el no reconocimiento de los logros del Gobierno Nacional: “es de celebrar la iniciativa de un gobierno que si no deja obras en el planeta, al menos lo hace en el cosmos”.

¿Será que una vez más estamos ante la presencia de la mezquindad mediática?, como la calificó este jueves el ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información, Andrés Izarra, al referirse a la cobertura de la mayoría de los medios privados de comunicación.

Siempre hay tiempo para la verdad

Lo que sí podemos afirmar es que los medios de comunicación del país tienen el deber de informar de manera veraz.

Los beneficios que brindará el Satélite Simón Bolívar en materia de tele-medicina y tele-educación están allí. Hay mucho que dar a conocer e informar aún sobre el impacto de este logro para los venezolanos, sólo a la espera de ser difundido, a la espera de convertirse en noticia.

Venesat-1 Una obra de la Revolución Bolivariana en órbita el 29 de octubre de 2008

Alirio Contreras G. / Embajada de Venezuela en Chile

Aporrea.

29 de oct. 2008.- Ahora Venezuela entrará en una nueva etapa: la era satelital. El propósito consiste en beneficiar a sectores excluidos que no pueden pagar servicios de telefonía e Internet. Y a quienes no pueden detectar a tiempo diagnósticos médicos.

De los inicios

El Estado venezolano evidenció la imperiosa necesidad de un satélite propio luego del golpe de Estado del año 2002, episodio en el cual resultó muy fácil desinformar a la población venezolana sobre lo que estaba ocurriendo en el país. Nace, por lo tanto, un proyecto fundado en los valores de paz y amor. “La tecnología espacial debe formar parte de la vida cotidiana del sector público”, apunta Nuris Orihuela, ministra del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, a quien le ha tocado el reto de “coronar” lo que hace seis años era una utopía, algo impensable.

Por lo tanto, después de los acontecimientos del año 2002 el Ejecutivo Nacional, encabezado por su máximo líder, Hugo Chávez Frías, se convenció de ser copartícipes de la tecnología espacial. El arranque: 2004, cuando se hizo urgente empezar con las telecomunicaciones en función de nuestra soberanía y de los intereses nacionales. Desde esta óptica no es caprichosa la expresión cuyo contenido y significado habla por sí misma: “ahora seremos soberanos hasta en el espacio”

Muchos se preguntarán cuándo comenzó el primer viaje de un satélite hacia el espacio y qué país inició lo que para muchas naciones estigmatizadas de tercermundistas resultó, por muchos años, una verdadera utopía. Pues bien, la fecha emblemática es 1957, año en el cual fue lanzado el primer satélite por los rusos. Inmediatamente Estados Unidos se incorpora a la carrera espacial.

Como podemos observar el despliegue en el marco de la carrera espacial tiene como contexto histórico la guerra fría, episodio en el cual dos bloques, la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y Estados Unidos, se disputaban el poder.
Año 2005: la firma del contrato

Una vez afianzada la idea de la necesidad de un satélite venezolano, el Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología emprende una titánica tarea para lograr la utopía posible: un satélite para Indoamérica y El Caribe con el fin de afianzar la suma de felicidad en los países que conforman la Gran Patria.

De tal manera que el 1 de noviembre del año 2005 Venezuela firmó el contrato con la República Popular China, único país que en las cláusulas del Convenio aceptó no sólo la fabricación del gran artefacto, pues, también estuvo de acuerdo en hacer la debida transferencia de los conocimientos a profesionales venezolanos. Sin duda, una señal que habla per se de la firme disposición para lograr la independencia tecnológica.
Satélite en detalle

*Luego de firmado el contrato se inició la ejecución exitosa de un proyecto complejo. Con muchas aristas, hecho con alta tecnología, pero también torpedeado. “Hay una especie de soborno de los países imperialistas, según el cual debemos conformarnos sólo con su tecnología”, expresa Orihuela al tiempo que agrega que en la actualidad estamos luchando por otro modelo geopolítico mundial (…) Esta es una plataforma que nació de la mano con el socialismo, razón por la cual nosotros no llegamos a aceptar la imposición tecnológica para depender de los fabricantes y de sus conocimientos. Ese era el propósito de algunos países”

*Dentro de los beneficios que brindará el satélite Simón Bolívar se encuentran la telemedicina y la teleeducación. A través de la telemedicina, por ejemplo, se podrán transmitir y recibir radiografías, ultrasonidos, resonancias magnéticas, mamografías, etc., de personas que se encuentran muy lejanas de los centros primarios de atención en salud. De tal forma que el tratamiento de una persona que se encuentra en un pueblito de Delta Amacuro (Estado del extremo oriente venezolano) podrá realizarse en forma inmediata y no tendremos que esperar que este paciente se desplace desde su lugar hasta la ciudad.

*En el caso de la teleeducación, “cualquier ciudadano podrá tener acceso a programas educacionales sin necesidad de estar físicamente en un salón de clases, llegando a un gran número de estudiantes a la vez, mediante tecnologías de telecomunicación por satélite”, explica Luis Holder, jefe del Proyecto Venesat-1.
*¿Por qué el satélite surge de la mano con una política socialista?

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.A pesar de la complejidad que este tema implica en la praxis, sobre todo en países que han estado cobijados por las prácticas del capitalismo, es importante explicar que el satélite se soporta en una política socialista porque su principal cometido consiste en beneficiar a sectores desasistidos del país, a quienes se encuentran en zonas remotas de la gran patria y que por sus características han estado excluidos de los beneficios que ofrecen sus Estados. Se trata de atender a quienes han estado “invisibilizados” en nuestra historia. “Muchas personas serán beneficiadas con la telemedicina y teleeducación”, apunta Holder.

*Existen otros argumentos que explican por qué se trata de un proyecto socialista: Su concepto y diseño, la forma de ejecutarlo parte del concepto socialista; dicho en otras palabras, propone la coexistencia de todos ante un bien común y no un mecanismo intermediario de producción de ganancia que beneficia a un sector pequeño.

*“Hay una tendencia en las operadoras mundiales de telecomunicaciones que acaparan los servicios para decirle a los países pequeños que no nos incorporemos en esas tecnologías que son asuntos costosos y complejos, y que en todo caso ellos nos ayudarían, incluso, con regalarnos el servicio. Esto es un mecanismo de dominación y de manejo de masas tremendo”, explica Orihuela a la vez que argumenta cómo es asumido el tema de las telecomunicaciones en el espectro global.

*Actualmente, en la unión internacional de telecomunicaciones, hay corrientes que proponen que los miembros de esta Organización tengan derecho a órbitas en el espacio. En otras palabras, se está promoviendo la privatización también del espacio. No obstante, estas iniciativas se han topado con un muro construido por algunos países entre los que se halla Venezuela, nación desde la cual se concibe el espacio ultraterrestre como un bien de la humanidad y en consecuencia nadie tiene o podrá tener propiedad sobre el mismo. No debe existir hegemonía alguna, pues, la concepción del capitalismo que determina la ganancia por la ganancia, como único mecanismo fundamental y motivación del ser humano, está perdiendo vigencia de forma acelerada en los días que vivimos.

*El satélite Simón Bolívar se basa en una política inclusiva. Tal como lo ha afirmado la ministra Orihuela, “es importante aclarar que no estamos excluyendo a nadie con los beneficios que traerá el satélite, porque toda la población venezolana que hoy por hoy goza del servicio de las telecomunicaciones, inclusive a través de una estatal de telecomunicaciones nacional como lo es Cantv, seguirá recibiendo su servicio”.

*En relación con la cobertura es importante manifestar que el satélite iluminará al Caribe y Suramérica en banda C que se usa para transmisión en TV y radio. Desde esta banda iluminaremos a Cuba, Jamaica, Haití, Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil. Iluminamos casi toda Suramérica, excepto la Patagonia al sur, porque allí no hay mucha probabilidad de implementar programas sociales. No iluminamos Estados Unidos ni México. En todo caso, el satélite es una herramienta de integración regional muy importante que permitirá la incorporación de programas en la región.
* Estaciones en Venezuela

El país cuenta con dos estaciones terrenas: Bamari, en Guárico y otra en Luepa, estado Bolívar (sur oriente). Han sido creadas para el control y lograr, en una primera fase, ubicar al satélite en su posición definitiva. Esta tarea se hace en 4 vueltas sucesivas. Será a través del telemando que moveremos al satélite, una vez liberado. Lo haremos girar en torno a la Tierra. Luego se va levantando progresivamente abriéndole cada vez más el radio hasta lograr los 36 mil Km de distancia de nuestro planeta. Eso tarda entre 5 y 10 días. Por cierto, nuestras estaciones son 100% venezolanas. Y en su construcción participó tanto el sector público como el sector privado venezolano.
Soberanos hasta en el espacio e inclusivos desde él

Tal como lo consagra el artículo 1 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, nuestro país tiene como derecho irrenunciable la soberanía, independencia, libertad y la autodeterminación nacional. En su artículo 2 también contempla “la preeminencia de los derechos sociales” sobre otros. Coherentes con estos mandatos de la Constitución, el Ejecutivo Nacional, a través del Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, promueve una política tecnológica para dar legitimidad y hacer viva la letra de la Constitución, así como el gran sueño del Presidente de la República.

“Venezuela está diciéndole a sus hermanos que debemos soltarnos de los mal llamados grandes del mundo que se adueñaron del espacio con fines netamente económicos”. Para muestra un botón. Al revisar la literatura sobre el particular, encontramos un texto de Herbert I. Shiler, quien en el libro “Comunicación de masas e imperialismo yanqui”, de la década de los años 60 señalaba, aludiendo la posición oficial del presidente Dwight Eisenhower, lo siguiente:

“Esta nación ha seguido por tradición una política de llevar las comunicaciones, tales como los servicios internacionales de telégrafos, teléfonos y otros, por medio de empresas privadas y sujetas a licencias y legislación oficiales. Tenemos los primeros medios de comunicación del mundo. En consecuencia, el Gobierno deberá animar enérgicamente a la empresa privada para que establezca y opere transmisiones satelitales para FINES RENTABLES” (destacado propio). (Shiler; ob. Cit. pág. 122).

El satélite Simón Bolívar redundará en telefonía para la gente que no ha contado con redes de fibra óptica, telefonía, Internet u otros sistemas de comunicación porque sencillamente no tienen cómo pagar tales servicios. Ahora contaremos con más canales de TV y de radio para poder llegar a un espectro más grande de la población. “Esta plataforma satelital busca articular y hacer más eficiente y efectivo los sistemas de salud y de educación”. No se trata, pues, de utilizar el satélite con fines de espionaje ni de vigilancia. “Nuestro objetivo tiene un alto contenido social”, indica la titular de Ciencia y Tecnología.
¡En órbita este 29 de octubre de 2008!

Este 29 de octubre de 2008 se cristaliza el sueño, la historia del desarrollo tecnológico venezolano y latinoamericano marca un hito histórico, pues se pone en órbita al mediodía de Chile, el satélite Simón Bolívar. La ministra, en un necesario acto de pedagogía, argumenta que existen dos torres: una de servicio, desde la cual elevan el satélite y lo colocan dentro del cohete lanzador. Y una segunda torre, la umbilical: donde se conecta la manguera que llena de combustible al cohete.

El cohete, con el satélite en posición, tiene unos rieles que desplazan todo el sistema hasta la segunda torre (la umbilical) que es la torre que envuelve (a través de unos brazos laterales) al sistema, y que posa sobre la plataforma del lanzamiento para dar el gran impulso al satélite. Hasta la fecha los cronogramas van muy bien, todas las pruebas hechas al satélite demuestran que estamos en una condición de salud acordes con los estándares establecidos.
Expociencia 2008, una fiesta popular

El Mppct organizó Expociencia 2008 con el fin de mostrar a la población venezolana 10 años de revolución en ciencia y tecnología. El satélite es uno de los grandes logros de la revolución bolivariana, así como el resto de los proyectos que serán expuestos en el marco de la Gran Feria que se desarrollará en cinco estados del país.

El esfuerzo que hemos hecho consiste en que este icono tecnológico sea conocido con el detalle necesario en Táchira, Sucre, Zulia, Carabobo, y Bolívar, estados donde se desarrollará la gran Expociencia.

En todo caso, el Ministerio invita a todo el país a celebrar este logro que permitirá afianzar los propósitos de la Revolución. El más importante: la inclusión y la máxima felicidad para los venezolanos e indoamericanos y caribeños.
Nueva etapa: el reimpulso

El Ministerio entrará en una etapa de realización y reimpulso en virtud de que en lo sucesivo contaremos con un instrumento tecnológico que consolidará la gestión pública y las metas propuestas por el Gobierno Nacional.

De manera tal que en el primer trimestre del 2009, porque debemos esperar por otra etapa denominada prueba de aceptación en órbita y verificación del servicio. Esta demostración de servicios dura más o menos mes y medio. En consecuencia, a finales de diciembre corroboraremos que el servicio es continuo (no se cae) y no presenta interferencias. A finales del mes de diciembre ciencia y tecnología establecerá un instrumento de cooperación con Cantv para entregarles el servicio. Nosotros mantendremos el control del satélite en el espacio durante los 15 años de su vida útil. Cantv lo operará y empezará a prestar servicios durante el primer trimestre del año 2009.