Skip to content

John McCain confía en Otto Reich

8 julio, 2008

Increíble pero cierto

Para América Latina, John McCain confía en Otto Reich

JEAN-GUY ALLARD

Como asesor principal para América Latina, al aspirante republicano a la Presidencia John McCain se le ha seleccionado el hombre que sacó de su prisión venezolana al pediatra asesino Orlando Bosch; que encubrió en la administración Reagan las operaciones de narcotráfico del terrorista Luis Posada Carriles; que intervino en Panamá para que se le otorgara a este mismo asesino un indulto presidencial y que asesoró directamente a los golpistas de Caracas mientras intentaban acabar con el Presidente Chávez.

Accidentalmente nacido en Cuba de un padre austriaco, Otto Juan Reich emigró con su familia a Estados Unidos en 1960, con apenas catorce años de edad.

Después de dos años en el ejército imperial y una estancia en Miami donde se vinculó con los capos de la mafia terrorista, Reich fue reclutado por la inteligencia norteamericana, en 1973, en la Universidad de Georgetown, por el agente CIA Frank Calzón.

Fue con esa otra canalla que se asoció luego a la Fundación Nacional Cubano Americana, esta misma organización creada por la Compañia por orientación de Ronald Reagan, cuyos lazos con el terrorismo y el narcotráfico están, hoy más que nunca, documentados.

En los años 80, Reich pasó sucesivamente de administrador asistente de la USAID, la conocida agencia central de injerencia, a Consejero Especial para la Diplomacia Pública del infame secretario de Estado George Shultz. Ahí se consagró totalmente a desinformar a la opinión pública, fabricando una imagen favorable a los gánsteres de la Contra nicaragüense y difamando a los que les denunciaban.

“Ningún hombre público norteamericano ha manipulado con tanta persistencia la verdad como Otto Reich”, escribía de él un analista de la muy seria COHA, el think tank norteamericano que se consagra a analizar los asuntos del hemisferio.

Reich se dedicó entonces a hacer la apología de las operaciones de limpieza realizadas en El Salvador por escuadrones de la muerte, donde se masacró a decenas de miles de civiles, y dio cobertura al trafico de droga contra armas que gestionaban Félix Rodríguez Mendigutía, el agente CIA que ordenó la muerte del Che, y su socio Luis Posada Carriles, a favor de la Contra nicaragüense.

Uno de sus ataques de delirio más característicos fue hasta difundir la noticia de que, según documentos secretos convenientemente descubiertos, los sandinistas usarían Migs soviéticos para invadir a Texas —un siniestro invento que recuerda el reciente incidente de la computadora indestructible de Raúl Reyes.

Reich tampoco titubeó en lanzar rumores de que los reporteros norteamericanos recibían favores sexuales de las autoridades sandinistas, las cuales les proveían prostitutas (así como hombres para los periodistas homosexuales).

Tan desfachatado fue el nuevo asesor de McCain para América Latina en el manejo de tales operaciones que lo amonestó el GAO, el General Accounting Office, por el uso ilegal, encubierto y grotesco que hacía del dinero de los contribuyentes.

“La red en la que participaba Otto Reich recaudó y canalizó dinero hacia cuentas en bancos en Islas Caimán y a una cuenta secreta del Banco Lake Resources, en Suiza”, afirmó el GAO, al referirse a su vinculación con las operaciones de Posada en la base salvadoreña de Ilopango.

EN CARACAS, COMPRÓ LA LIBERACIÓN DE ORLANDO BOSCH

En 1988, fue Reich, entonces embajador en Caracas, quién compró la liberación de Orlando Bosch, agente de la CIA y Jefe de la CORU, la coordinadora del terror continental, de su cárcel venezolana.

Cuando luego los servicios de inmigración norteamericanos detuvieron al terrorista a su llegada a Miami, por ser un peligro publico, fue este mismo Reich, quien convirtió un decreto presidencial de George Bush padre a su favor, en elemento del show electoral de la entonces candidata al Congreso Ileana Ros-Lehtinen.

En Caracas, fue hasta conspirar con el narcotraidor Huber Matos y el terrorista Carlos Alberto Montaner, en planes para abrir nuevos frentes de propaganda contra la Isla…como más tarde mafiara en Miami con el coronel Pedro Soto, renegado de la Fuerza Aérea Venezolana, Jorge Mas Santos, de la FNCA, el terrorista José Basulto, de Hermanos al Rescate, Armando Pérez Roura y otros personeros de la fauna local.

SIEMPRE COBRÓ CON FRENESÍ LOS CHEQUES DE LA BACARDÍ

En el curso de sus aventuras contrarrevolucionarias, Reich pasó a ser socio de Calzón en Freedom House, luego en el Center for a Free Cuba —otro invento de la CIA—, y asesor del U.S.-Cuba Business Council, cobrando con frenesí los cheques de la Bacardí Company, la ronera patrocinadora del terrorismo contra Cuba.

Así mismo fue como, en 1995-96, Reich estuvo entre los más febriles ingenieros de la diabólica ley que lleva los nombres del (ahora difunto) Senador Jesse Helms y de su compinche Dan Burton.

Tan corrupto y sinvergüenza es el nuevo partner de McCain, que Bush no pudo resistir la idea en el 2003 de sumarlo a su estado mayor, como enviado especial del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca para América Latina antes de regalarle, a pesar de las protestas del Senado, el sillón de subsecretario para el Hemisferio Occidental del Gobierno del imperio, del cual será eyectado abruptamente después de solo 11 meses.

Pasó entonces a ser “emisario especial para las iniciativas del hemisferio occidental”, puesto que le permitió otras desastrosas “iniciativas”, como la preparación del golpe contra el presidente haitiano Aristide y la creación de la Comisión de Asistencia a una Cuba Libre que dará lugar al Plan Bush y sus anexos secretos de agresión.

El Colmo de la prepotencia imperial para el funcionario Otto Reich fue hasta tirar desde Washington orientaciones a los golpistas de Caracas, el 11 de abril del 2002, mientras secuestraban al Presidente Hugo Chávez.

SOLICITÓ A LA MOSCOSO EL INDULTO DE POSADA

“El interés de McCain por América Latina es genuino”, dijo recientemente Reich al diario argentino Clarín. “Nació en Panamá”.

Es cierto. El nuevo líder republicano nació en la base norteamericana donde estaba estacionado su padre, jefe de la flota injerencista. Y donde el propio Reich se incorporó alegremente a la USARMY.

Pero hablando del tema de Panamá, el nuevo asesor de McCain hubiera podido aprovechar para explicar qué interés lo llevo, el 20 de enero de 2004, siendo entonces Subsecretario de Estado, a reunirse en la Embajada norteamericana con el coordinador del Consejo Panameño de Seguridad Nacional.

Se supo luego que Reich fue a garantizar que la Presidenta Mireya Moscoso indultara a Luis Posada Carriles y asus tres cómplices, antes de su salida del poder en septiembre.

Moscoso se reunió con Reich el 21.

Al día siguiente, uno de los abogados de Posada afirmó a los “benefactores” de Posada en Miami —entre los cuales los terroristas Santiago Álvarez, Nelsy Castro Matos y Roberto Martín Pérez—, que el canciller Harmodio Arias le había confesado que Reich solicitó entonces la libertad de los cuatro terroristas.

Poco después, circulaban ya los rumores que precedieron el indulto ilegal e inconstitucional otorgado en agosto y que la Corte Suprema panameña acaba de revocar.

A SOLICITUD DE LA BACARDÍ, ROBÓ A CUBA LA MARCA HAVANA CLUB

Macchiavello de pacotilla, no hay planes que Reich no haya imaginado contra Cuba y luego Venezuela.

Es hasta el padrino de esta legislación, reclamada por la Bacardí, que deniega a Cuba la propiedad en Estados Unidos de sus marcas de comercio, entre las cuales el Habana Club.

Mercenario de las grandes corporaciones, Reich tuvo entre los clientes de su firma de lobbying, multinacionales como (¡ojo!) la petrolera Mobil Oil, Lockheed-Martin, y British American Tobacco.

Reich confiesa que conoció a McCain… cuando, precisamente, trabajaba con la desacreditada oficina de Diplomacia Pública. Dijo recientemente a la AFP que el líder republicano le dejó una muy grata impresión por “su curiosidad intelectual y su inteligencia”.

La asociación de McCain con Otto Reich es un elemento más de un dossier donde aparece claro que el aspirante republicano a la Oficina Oval se somete ciegamente al mismo mecanismo mafioso encabezado por le clan Bush y la mafia cubanoamericana.

Un escenario dantesco donde un candidato guerrerista que se jacta de haber podido bombardear a Cuba, hijo y nieto de admirales???, baila con un ideólogo furibundo de la guerra sucia que siempre apoyó al terrorismo contra la Isla.


Lic. Rosa C. Báez

http://lapolillacubana.wordpress.com
http://www.viejoblues.com/Bitacora/rosa-baez

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 161 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: